Jason LaVeris/FilmMagic
Yolaine Díaz
March 19, 2015 AT 06:58 PM EDT

Gina Rodríguez siempre supo que quería ser artista, incluso aunque no se viera como tal.

“Era una gran marimacho”, le dijo a People la protagonista de la serie Jane the Virgin (The CW), quien creció en Chicago y es hija de padres puertorriqueños. “Recuerdo cuando tenía 6 años, yo probablemente estaba usando pantalones de correr y una camiseta enorme, y vi estas niñas con vestidos de lentejuelas bailando en el desfile puertorriqueño. Yo dije: ‘Quiero usar uno de esos pequeños vestidos de lentejuelas’”.

FOTOS: ¿En qué andan los famosos?

Rodríguez entonces se unió al grupo de baile y siguió haciendo presentaciones hasta la secundaria, pero no pasó mucho tiempo para que pusiera sus ojos en la actuación. A tan solo 13 años y sin el permiso de sus papás se lanzó a presentarse a audiciones para un comercial.

“Hice que unos padres me firmaran el papel de consentimiento para que ellos [en el comercial] no se enteraran que no tenía un pariente conmigo”, confesó Rodríguez. “Terminé quedándome en el comercial, así que ellos llamaron a mis padres. Pensé que me iba a meter en problemas, pero me iban a pagar por el comercial y ellos dijeron, ‘ok, lo puedes hacer si guardas ese dinero para tus estudios universitarios’. Yo dije, ‘es un trato, vamos a hacer esto’”.

Con la ayuda de un agente, Rodríguez siguió trabajando sin dejar de darse cuenta de que los personajes que podía obtener eran limitados.

“Cuando estaba creciendo, tenía mujeres en mi vida que estaban triunfando, pero nunca las veía representadas en la pantalla”, explicó la actriz, refiriéndose a su mamá, Magali, que era directora de los intérpretes en los tribunales municipales de Chicago; su hermana Ivelisse, banquera; y su otra hermana, Rebecca, que es doctora.

“Los [modelos a seguir en la televisión] nunca eran de mi color o del color de mis hermanos. Me di cuenta de que cambiar eso era mi misión”.

FOTOS: Los famosos en Instagram

Aun con todas las ganas de conquistar Hollywood y siendo una actriz prácticamente sin dinero, Rodríguez siempre quiso esperar por personajes con los cuales se sintiera identificada.

“Me llegaron muchas ofertas de televisión después [de la película Filly Brown], pero todas continuaban contando la misma historia. Entonces esperé”, contó. “Me daba miedo porque me ofrecían todo ese dinero que me iba a permitir a no seguir pasando dificulatades como actriz. Gracias a Dios que esperé, porque entonces llegó  Jane y era exactamente lo que quería decirle al mundo”.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST