Cortesía Lehman Center for the Perfoming Arts
Vicglamar Torres/NYC
February 22, 2011 AT 02:00 PM EST

Aunque viene de una familia a la que le gusta la música, no sabe de dónde le salió el talento, “porque no tengo ni siquiera un tío abuelo que tocara ni las maracas”, comenta entre risas Gilberto Santa Rosa, cuya primera orquesta la armó a punta de envases plásticos. “Es la primera vez que hablo de esto públicamente, pero ahora que me lo preguntas, me doy cuenta que yo hice El Gran Combo. Hacia atrás puse unos tobos, tú sabes la percusión que se tocaban con unos palitos. Tenía unas trompetas plásticas que le había pedido a mi papá y siempre ponía a los amiguitos del barrio como coristas, porque eso sí, el cantante era yo”, rememoró el intérprete de “Vivir sin ella”, quien asegura que siempre estuvo claro en que lo suyo era la música.

“Yo sabía que éste era mis destino. No sabía qué era lo que quería lograr, ni cómo. Las metas me las empecé a trazar después, porque al principio lo único que quería era abrir la boca y cantar”, asegura el “Caballero de la Salsa”, artista que a lo largo de estos 35 años de carrera ha vendido millones de copias y se ha ganado cuanto premio existe en la industria de la música incluyendo el GRAMMY y el Billboard.

Esas metas de las que habla han sido muchas: “los primeros diez años de mi carrera los pasé soñando con que quería ser solista”, luego vinieron otras como abrirse puertas en mercados donde la salsa no era tan conocida, tal y como son países como Uruguay y Argentina. Recientemente, “di un gran paso”, asegura ‘Gilbertito’: “te voy a dar la primicia. Le perdí el miedo a la composición”. Y es que el veterano salsero está dando sus primeros pasos como compositor. “Sí, aunque estoy en pañales, ya por lo menos me atrevo a hacer colaboraciones”, comentó el cantante quien ofrecerá este sábado 26 de febrero un concierto en el Lehman Center de Manhattan, junto a Rubén Blades, lo que marca el inicio de la gira “Una sola salsa”, que llevará a los laureados músicos a distintos escenarios a nivel mundial.

No es la primera vez que intérprete de “Perdóname” y el autor de “Pedro Navaja” trabajan juntos. De hecho, en la más reciente producción discográfica de Santa Rosa, grabaron el tema “Me cambiaron las preguntas”, donde los artistas reflexionan en clave de salsa sobre el acontecer mundial.

“Tenía la necesidad personal de hablar sobre las inquietudes sociales que tengo y esto no es política. Yo tengo mis propias opiniones políticas y las comparto muy poco, para evitar controversias, pero es que a veces no nos podemos hacer los locos ante tanta injusticia”, reflexiona el cantante puertorriqueño de 48 años, que se ha establecido como una de las voces clásicas del romanticismo. “Las canciones de amor siguen siendo mi fuerte, pero esta vez quería reflexionar en voz alta y, como uno lo que medio sabe hacer es cantar, pues tenía que hacerlo a través de la música. Así que llamé al que más sabe de eso que es sin duda Rubén Blades”.

“Yo no entiendo cómo si el mundo ha adelantado tanto a nivel de tecnología. Si hoy en día la genética ha logrado maravillas que antes eran impensables, cómo se explica que los hombres para resolver conflictos civiles recurran a la atrocidad de la guerra. Eso no lo voy a entender”, comenta en un tono de reflexión política que pocas veces se le había escuchado. Aunque, rompe en una carcajada al preguntarle si ha quedado curado del tono reflexivo o si le agarró el “gustico” a la política.

“Pues, no. fíjate que sí se lo agarré y de ahora en adelante pienso incluir una o dos canciones de este estilo en mis discos”, lo que sí asegura el cantante es que: “eso no significa que me vaya a meter a político. ¡Muchacha! Es que más rápido crecen los enanos de Blanca Nieves. Además, yo no sacaría sino dos votos: el mío y el otro mío si voto con una identificación falsa”.

http:/www.youtube.com/embed/UAkhDjBh118

You May Like

EDIT POST