SONY BMG
Lena Hansen
December 06, 2007 AT 05:00 PM EST

Cuando Gilberto Santa Rosa sale a la calle, muchas veces se encuentra con fans que le dicen: “tú eres medio brujo porque cada vez que estoy pasando por algo, me cantas una canción de lo que me pasa a mí”. Quizá se identifiquen con su música porque sus canciones son como películas, narran vivamente situaciones cotidianas, explorando nuevos matices dentro de las eternas temáticas de amor y desamor. “Si una historia tiene esa magia, te pones a llorar con el protagonista”, dice el cantante puertorriqueño de 45 años. “La gente la hace suya cuando la canción le cuenta algo que le toque”.

Su nuevo material discográfico, Contraste, ya a la venta, no carece de estos himnos cortavenas. Además del primer sencillo “Conteo regresivo”, que ya se ha adueñado de las ondas radiales, el nuevo repertorio incluye “Empate”, del argentino Roberto Livi, y “Tocan a la puerta”, del compositor cubano Alberto Vera. De la primera, Santa Rosa cuenta “habla de una relación que se rompe, cada uno agarra su camino, pero no han podido olvidarse, así que ninguno ganó, hay un empate”. Sobre “Tocan a la puerta”, advierte sonrojado “prohibido escuchar esta canción antes de la medianoche porque te puede dar una reacción”.

Escucha “Conteo regresivo”

Aunque recuerda que “la salsa erótica se puso de moda y el más gráfico era el que pegaba” en los años ochenta, cuando inició su carrera, su música se ha diferenciado por su innato romanticismo. Según Santa Rosa fue su tercer disco, De amor y salsa (1988) el que le dio el estilo que tiene hoy. “Me dejé llevar por el corazón y lo que sentía”, admite “no lo que vendía”.

En este nuevo álbum, grabado en Puerto Rico, explora sus dos facetas artísticas, la de salsero y baladista. De esta dualidad musical, el intérprete explica que la salsa y la música romántica siempre han ido de la mano. “Me crié oyendo la música romántica y nunca me fue ajena”, confiesa. “Además las orquestas de salsa en su repertorio siempre tenían boleros”.

Aunque su escuela fue El Gran Combo de Puerto Rico, la música de Willie Colón también lo marcó. “Él vino con un sonido diferente, estridente, se arriesgaba a salirse de lo tradicional”, cuenta de Colón, “y venía acompañado de un cantante como Héctor Lavoe. Esa combinación sacudió el ambiente”.

Hoy defiende su género enfatizando que el llamado género urbano, que incluye al popular reggaetón –del cual él no es público, pero sus hijos sí lo escuchan– empezó con la salsa, “Rubén Blades fue el primero en decir que la salsa era folclor urbano”, afirma Santa Rosa, quien argumenta que aún dentro del reggaetón los más exitosos son los que le cantan al amor, en el lenguaje que sea, ya que “el amor nunca va a pasar de moda, es la fuente inagotable de la inspiración”.

Aunque confiesa que está enamorado, no quiso dar más detalles que “estoy en una relación estable, muy bonita, me siento muy bien”. ¿Cómo mantiene el amor vivo en casa? “Soy detallista, soy romántico para todo, soy un Quijote, pienso que las cosas se arreglan”, asegura, “que el amor todo lo puede”.

You May Like

EDIT POST