Mezcalent
Vicglamar Torres/NYC
June 23, 2010 AT 05:00 PM EDT

Galán de telenovelas, apasionado de las motocicletas, un deportista incansable y ahora “un estudiante cotidiano para ser un buen papá”, dice de sí mismo Gabriel Soto, quien tras el éxito de la telenovela Sortilegio (Televisa) se ha radicado unos meses entre Los Ángeles y Miami.

“Después de lo bien que nos fue con Sortilegio sentimos que teníamos que reinventarnos un poco. Así que nos mudamos a Los Ángeles, donde estamos preparando una obra de teatro que se llama Los Alacranes, es una comedia, bueno una tragicomedia porque tiene bastante de drama. Allí interpreto a un boxeador. Es un personaje que me gusta mucho porque es muy ligero, pero a la vez tiene matices muy intensos. Ya hice un boxeador en el 2002 y me gustó mucho”, comenta el histrión mexicano quien confiesa su debilidad por los papeles que: “sin perder la profundidad actoral tienen un toque ligero”.

Para darle vida a este nuevo personaje ha estado tomando clases de boxeo. Aunque los planes se vieron parcialmente interrumpidos porque su esposa, la también actriz Geraldine Bazán recibió una oferta de trabajo en Miami y han tenido que repartir su tiempo entre Florida y California en los últimos meses.

El mexicano de 35 años habla sin reparos sobre su matrimonio y asegura que: “tenemos una relación estable, amorosa y madura”. Reconoce que al principio, tanto a él como a su esposa le afectaban los rumores que se tejían a su alrededor. “Cada vez que decían que nos separábamos, que yo vivía en México y ella en no sé dónde, nos sentíamos mal. Empiezas a pensar: ‘¿pero de dónde sacan esto?’. Aunque en la medida de que te sientes más seguro en tu relación, ése tipo de rumores empiezan a resbalarte. Mientras estés bien, te resbalan las cosas que dicen de ti”.

Cuando habla de su relación de pareja y de lo feliz que está, deriva la conversación hacia su hijita Elissa Marie, quien nació en febrero del año pasado y quien según dice: “ha venido a ser mi gran maestra, nuestra gran maestra. La paternidad es sin duda el regalo más hermoso que la vida puede darte. Te hace madurar, crecer y te vuelves mejor persona. Tener un hijo es redireccionar tu vida. Todo lo que le enseñas a tu hijo, de alguna manera vuelves a aprenderlo tú. Es una bendición”, comenta con los ojos iluminados. “Es una gran responsabilidad porque en tus manos está la vida de un ser humano. Tú vas a ser quien le abra las puertas de todo, vas a inculcarle tus valores, tu manera de ver la vida y aunque suene descabellado hasta la manera en cómo relacionarse con el planeta”.

Al preguntarle si ya han pensado cuándo le darán un hermanito a la pequeña Elissa Marie, responde muy serio que: “desgraciadamente tenemos una vida tan ajetreada que la verdad no es un plan que tenemos en mente. Creo que los hijos merecen que los atiendas, que les dediques tiempo y nuestra carrera la verdad no nos brinda mucho tiempo libre. Por otro lado, creo que hay niños que tienen carácter para hermanitos y otros que no y Elissa tiene un carácter muy vivo. Ella es una niña demandante. No creo que esté muy preparada para hermanitos. Pero, ya veremos en el futuro dónde estamos si es que decidimos agrandar la familia”.

Lo que sí le gustaría ampliar a este actor mexicano son sus horizontes laborales. Asegura que siente fascinación por el cine y que le encantaría hacer más proyectos en la gran pantalla. “Como actor creo que uno tiene que tener la versatilidad de hacer personajes distintos en el medio que sea. Me gustan las telenovelas, las disfruto y además creo que te dan el entrenamiento diario por el ritmo acelerado de trabajo; sin embargo, el cine es un medio fascinante que te da la oportunidad de explorar situaciones actorales que no te lo brinda la televisión. Pero la vida es sabia y sabe cuándo nos toca hacer una u otra cosa”.

You May Like

EDIT POST