Credit: OLIVIER MORIN /AFP Ethiopia's Feyisa Lilesa
Celeste Rodas de Juárez
August 22, 2016 AT 03:28 PM EDT

Un simple gesto ha valido para que algunos consideren a Feyisa Lilesa el atleta más valiente de las recién concluidas Olimpiadas. Tras correr las más de 26 millas de la maratón olímpica y llegar en segundo lugar, el etíope alzó los brazos y los cruzó en señal de protesta por los abusos que sufre su grupo étnico en su país.

En una conferencia de prensa después de recibir su medalla de plata, el atleta reveló que varios miembros de su familia están encarcelados y reconoció que teme por su vida.

“Si vuelvo, sé que podrían encarcelarme o incluso matarme, es algo que ya he discutido con mi familia. Pero yo represento a mi pueblo y creo que debo dar a conocer lo que nos pasa. Hay demasiados problemas en mi país, donde todo es muy peligroso, y yo seguiré protestando por los presos [de mi etnia] oromo porque esa es mi tierra”, indicó.

Credit: Ezra Shaw / Getty Images Sport

A pesar de que un tercio de la población de Etiopía es oromo, esta etnia ha sido tradicionalmente marginalizada. La tensión ha aumentado en los últimos tiempos debido a los proyectos de desarrollo que promueve el Gobierno en tierras de cultivo de los oromo, cuyas protestas han sido violentamente reprimidas, según CNN

RELACIONADO: Danell Leyva: dos medallas olímpicas que casi no llegan a ser

Tras su gesto en la meta, Lilesa podría pedir asilo político en Brasil, Estados Unidos o en Kenia, de acuerdo a la prensa.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El Comité Olímpico Internacional  también podría sancionarle por hacer una manifestación política durante los Juegos Olímpicos, algo que no está permitido.

 

 

You May Like

EDIT POST