GETTY IMAGES
People Staff
May 20, 2008 AT 12:00 PM EDT

La calma parece haber regresado a la vida de Alejandro Sanz, luego de que dos de sus ex empleados que lo tuvieron en medio de un escándalo cuando el cantante denunció que querían extorsionarlo, se declararan culpables de haberle pedido 500 mil dólares por no hacer públicos algunos datos de su vida privada.

Carlos González y Sylvia Helena Alzate, ex empleados del intérprete de 39 años, llegaron a un acuerdo con la Fiscalía de Florida, evitando llevar el caso a juicio y enfrentando una condena leve, según informa Televisa Espectáculos. Desde el año 2006, cuando el matrimonio fue denunciado por el cantante de “Corazón partío”, ellos se encargaron de desmentir a Sánz y poner su credibilidad en duda, pero una serie de pruebas –como llamadas telefónicas grabadas– los puso contra la pared, revelando sus malas intenciones hacia el cantante.

En su momento, el español dijo que lo que más le dolía de la situación era saber que dos personas de su confianza quisieron aprovecharse de él, pues la pareja de ex empleados trabajó seis años en su casa de North Bay Road, en Miami Beach, FL.

En el acuerdo surgido luego de la declaración de culpabilidad, González y su esposa lograron que por lo sucedido no queden antecedentes penales en sus registros, pero a su vez tienen prohibido hablar sobre el caso y acercarse al intérprete de “La tortura” y a su familia.

You May Like

EDIT POST