getty images
People Staff
February 01, 2007 AT 05:00 PM EST

Los ex empleados que intentaron extorsionar a Alejandro Sanz querían obtener $500,000 del cantante, según revelaron documentos de la corte del condado de Miami-Dade, FL, donde se sigue el caso.

Carlos González, cubanoamericano de 37 años, y su esposa, Sylvia Helena Alzate, colombiana de 48 años, intentaron conseguir dinero del actor a cambio de no revelar la existencia de su hijo Alexander, fruto de una relación extramatrimonial con la joven puertorriqueña Valeria Rivera cuando Sanz todavía estaba casado con la modelo mexicana Jaydy Mitchel.

Juan Ramón Ramírez, administrador de la empresa ALJA Productions, Inc. (propiedad de Sanz), declaró que el 5 de diciembre del 2006, González lo llamó para notificarle que “sabían muchas cosas que podrían perjudicar” a Sanz y que haría esa información pública a menos que le entregara $500,000. “González dejó claro que además del dinero deseaban hacerle daño [a Sanz]”, observó Ramírez.

Pero el asunto no paró ahí, días después la pareja se reunió en el aeropuerto de Miami con Manuel Riveira, amigo del intérprete, a quien mostraron una computadora portátil, fotos y vídeos y supuestamente le pidieron $100,000 más por su silencio, según revela el sitio español 20minutos.es. Además, se supo que la pareja registró a su nombre un bote con valor de $85,000 y una motocicleta acuática de $12,122.88, ambos de propiedad del artista español. Finalmente, Ramírez denunció a los ex empleados a las autoridades y Sanz hizo pública su paternidad.

Ahora, la pareja está acusada de extorsión y tres cargos de robo, dos de ellos en tercer grado. La jueza encargada del caso, Cristina Pereyra Shuminer, fijó su libertad bajo fianza en $7,500 y citó a una audiencia el próximo viernes 9 de febrero, antes del comienzo del juicio, fijado para el día 20, y en el que se espera que también testifique el cantante.

You May Like

EDIT POST