Getty Images
People Staff
April 17, 2007 AT 07:00 PM EDT

La masacre ocurrida en la Universidad Politécnica de Virginia, enluta a numerosas familias y, entre ellas, a la de dos jóvenes hispanos que buscaban labrarse un exitoso porvenir en esa casa de estudios, que se vistió de luto cuando el estudiante de Corea del Sur, Cho Seung-Hui, de 23 años, asesinó a 32 personas en ese recinto y luego se suicidó.

Gracias a que se fingió muerta, la estudiante puertorriqueña de Maestría, Bianca Guach, de 26 años, sobrevivió a dos impactos de bala que le propinó el causante de la terrible masacre, según dijo a el periódico El Nuevo Día uno de sus familiares.

Quienes no corrieron con la misma suerte, y dejan a sus familiares preguntándose el porqué de tanta violencia, fueron el estudiante peruano Daniel Pérez Cueva, de 21 años, quien estudiaba Relaciones Internacionales, y el puertorriqueño Juan Ramón Ortiz, de 26, que cursaba una maestría en Ingeniería.

Por su parte, el Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush expresó sus condolencias en una visita a los estudiantes de la Universidad señalando “que es un día de dolor para todo el país”, y admitiendo “que es imposible entender esa violencia, esos muertos que no merecían morir y que solo cayeron por estar en el lugar equivocado”, indica un cable de la agencia de noticias, EFE.

Tras recordar que la primera reacción de la gran mayoría de los afectados fue llamar por teléfono para decir que estaban bien o para informar que otros compañeros estaban heridos o habían fallecido, Bush aconsejó a los presentes que no den lugar a la ira: “No se vean abrumados por el mal, sino abrumen el mal con el bien”, recomendó el primer mandatario, citando a la Biblia.

You May Like

EDIT POST