Cortesía: Agencia Patrick McMullen/Chance Yeh
Judith Torrea/NYC
May 21, 2009 AT 06:00 PM EDT

La diseñadora Carolina Herrera conversaba con el Príncipe Dimitri de Yusgoslavia, creador de algunas de las joyas que luce la realeza europea. Emilio Estefan explicaba una y otra vez que su esposa, Gloria no estaba con él, ahí, en la Gala del Museo del Barrio de Nueva York porque andaba de gira. Y la cubanoamericana Isabel Toledo, que diseñó el traje que lució Michelle Obama en la investidura presidencial, derrochaba felicidad con un vestido de encaje y seda que eligió para la ocasión.

La noche del miércoles en la ciudad de Nueva York fue la decimosexta edición de la Gala del Museo del Barrio, en la que se recaudaron 600 mil dólares para este paraíso de más de 6,500 objetos de arte y la cultura del Caribe y América Latina, situado en el corazón del este de Harlem.

“Este museo es divino”, dijo Carolina Herrera a PeopleEnEspañol.com. “Tiene una colección de arte muy bella y debemos apoyar el arte, la cultura y la educación”.

En el majestuoso Cipriani, se homenajeó al dramaturgo, compositor y actor Lin-Manuel Miranda (In the Heights, Broadway), Gloria y Emilio Estefan y al presidente de la Fundación Ford, Luis Ubiñas en un cóctel y cena a ritmo de una orquesta en donde, Gloria Estefan se convirtió en la gran protagonista sin estar en la Gala.

El director del Museo del Barrio, el mexicano Julián Zugazagoitia anunció una sorpresa de última hora. Y de pronto, entró una Gloria Estefan, de los años 80, cantando sus mayores éxitos y la mayoría de los 450 asistentes se lanzaron a la pista a bailar y tomar fotos, sin darse cuenta de que se trataba de una doble.

Ni la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada, ni la primera top model gitana y cantaora de flamenco Triana Bautista, ni el diseñador chino Jason Wu, ni el colombiano-americano Brian Reyes se resistieron a perderse una de las noches más mágicas del año en Nueva York, la del Museo del Barrio.

You May Like

EDIT POST