Televisa
José R Pagán
February 25, 2013 AT 08:55 PM EST

Ernesto Laguardia está encantado con su personaje en la telenovela Corona de lágrimas. Interpretar a Rómulo Ancira, el villano de la historia, le parece maravilloso y le ha servido para convencerse de que es mejor vivir sin rencores.

“Lo malo que hagas en esta vida se te regresa”, afirma el actor. “Vive uno más tranquilo cuando dejas que la misma vida se las cobra a quienes te hacen mal. Prefiero vivir sin rencores, sin deseos de venganza y ser feliz con mi familia”.

Cuando Laguardia recibió la invitación del productor José Alberto Castro para estar en Corona de lágrimas le pareció el momento ideal para regresar a las telenovelas luego de siete años.

“Un villano como tal, que es capaz de todo, es el primero que hago. No quería ser un villano como arquetipo, como clásico. Lo quise hacer como un villano astuto, encantador, que sabe disfrutar la vida, pero que es capaz de todo por el poder y por dinero”, explica.

“Rómulo es la personificación del mal. Con esa sonrisa encantadora le hace daño cualquiera”.

Como actor, le parece que estas experiencias lo nutren. Se divierte al desarrollar un personaje tan complejo, tan lejano a lo que es él. “La gente lo odia, pero igual se divierte con sus ironías”, dice.

Las grabaciones del melodrama terminan en unos días y Laguardia no ha decidido cuál será su próximo proyecto en televisión.

You May Like

EDIT POST