Getty Images
People Staff
May 18, 2005 AT 12:00 PM EDT

La fiesta de los 50 Más Bellos de PEOPLE EN ESPAÑOL fue el evento de la temporada. Casi los 50 famosos elegidos por nuestra revista como los más guapos del momento, llegaron al restaurante Capitale en Manhattan para festejar nuestro número más popular. La alfombra roja estaba lista, los papparazzi en sus puestos y los guardias de seguridad controlaban a las decenas de fans que llegaron a ver a sus artistas favoritos.

El arribo de las estrellas comenzó puntual. Uno tras otros pasaron Zöe Saldaña, Wilmer Valderrama, Shalim, María Celeste Arrarás, Gloria y Emilio Estefan. La única que tuvo un pequeño problema fue Jimena, quien, por culpa de un guardia despistado, casi no puede caminar por la alfombra roja. Por suerte, todo se arregló y la intérprete de “En soledad” pudo ingresar de inmediato y saludar a sus fans. Otra que causó verdadera conmoción fue Dayanara Torres, confirmando que es una de las estrellas más queridas del público hispano. Mientras daba entrevistas tuvo que parar a mitad de frase porque los fans no paraban de gritar: “Te queremos, Dayanara”. Ella, muy emocionada, les correspondió enviándoles besos y dándoles a algunos la mano.

Bárbara Mori arribó con su adorado Manolo Cardona, a quien no perdió de vista ni un solo momento. El colombiano nos sorprendió con su nuevo peinado estilo afro –¿Será para algún nuevo papel?– y una chaqueta muy mexicana. Más tarde, se vio a la pareja compartiendo mesa con Paola Rey y Sebastián Rulli. Otros famosos que viajaron especialmente desde México fueron Gabriel Soto y Pilar Montenegro.

La emoción creció con la llegada de Emilio y Gloria Estefan, amables y encantadores con todo el mundo. En su mesa VIP, vimos a Charytín y Karyme Lozano. También vimos a una Gaby Spanic casi irreconocible, con un muy generoso escote y un look vaquero. Wilmer Valderrama muy, muy guapo en persona y Zöe Saldaña se encargaron de sacarle chispas a la pista al ritmo del DJ Tony Touch.

¿Y qué sería de una fiesta sin Paulina Rubio? La mexicana fue la última en caminar por la alfombra roja. Pau se abrió paso entre periodistas, fotógrafos y hasta ligones que querían estar cerca de ella y aprovechó para correr hacia los fans y darles la mano. Pero el gusto, como todo, duró poco, pues la Chica Dorada estuvo en la fiesta alrededor de una hora, para después marcharse a una cena privada en el restaurante Cipriani.

You May Like

EDIT POST