Rogers & Cowan
José R Pagán
December 12, 2011 AT 08:59 PM EST

Enrique Bunbury ha entrado en la piel del Licenciado Cantinas, personaje que, si bien podría ajustarse a muchos seres humanos, le entalla muy bien al cantautor español. Es decir, puede haber muchos licenciados como éste, pero Bunbury le ha prestado su voz y lo hace confesarse a través del álbum que hoy estrena.
Cada tema representa un episodio, una vivencia, una marca en la existencia de este hombre que conoce muy bien el sabor del licor. Sobre todos estos asuntos, a continuación, reflexiona Bunbury, con la promesa de estar movido por la libertad, término muy presente en su vocabulario. Este nuevo repertorio le emociona, lo obliga a cantar y, por qué no, a recordar alguna noche de excesos en cualquier bar.
Lo demás respecto a estas nuevas canciones y a las experiencias que las rodean, que sea él quien lo diga. 
 
Estás de estreno. Tu nuevo álbum lleva por título Licenciado Cantinas, ¿qué hay detrás de ese nombre?
Hice mis méritos para conseguir la licenciatura (ríe). Y, en realidad, el disco es un homenaje a las canciones que aprendí en esos lugares en los que tanto me castigué, algo saqué de bueno.
 
Entonces, ¿ya no te “castigas”?
Llega un momento en el que es mejor cuidarse un poco, por el bien de la voz y la profesión. Este es un proyecto que empecé hace como ocho o diez años, con canciones que iba conociendo y me maravillaban. Son canciones dramáticas, de amor, de abandono, de redención, de perdición, de muerte… que tiene el cancionero latinoamericano en todos los géneros. Me llegó el momento de rendir cuentas y agradecer a esos grandes compositores que estuvieron antes de mí.
 
Hay 15 temas en el disco, pero debes haber conocido muchas más…
La selección final fue de 60. Fue lo más difícil. Entonces me inventé una forma de seleccionarlas, que era hacer que todos los textos los cuente un personaje. De esa forma, los textos tenían que tener una continuidad, tenía que ocurrir una serie de sucesos para llevar desde una situación muy positiva con la que empieza el álbum hasta una terrible. Las canciones, como si fueran secuencias de una película, cuentan todo lo que acontece a este personaje.
 
Cuando se trabaja con temas originales se tiene toda la libertad creativa del mundo para hacer arreglos musicales, pero y en este caso, ¿hasta dónde pudiste llegar?
Trabajé como si fueran mías. Los músicos no conocían muchas de ellas, entonces llevé las partituras como si fueran mías. Fuimos tan respetuosos, o tan irrespetuosos, como lo seríamos con mis temas. Nos aventuramos tanto, nos atrevimos tanto como si fuera yo el propietario de las canciones. Fui libre. La libertad es un tema importante a la hora de enfrentar cualquier trabajo.
 
“Ódiame” es la carta de presentación, ¿qué te transmite esa composición?
Fue la última en entrar en el álbum. No sé cuantas versiones han hecho de esa canción, pero me parecía que era bueno que tuviera la propia. Es un texto tan rotundo, tan maravilloso, que apetece cantarla.
 
El vídeo que le hiciste luce más como una película…
Los tiempos han cambiado mucho. Ahora internet es la principal vía de difusión de un vídeo y eso lo tenemos que entender como una buena noticia. Podemos hacer lo que nos de la gana. Lo que presentamos es el tráiler de un cortometraje que estamos preparando y que saldrá estas navidades. Es la historia del Licenciado Cantinas, en la que suceden dos cosas paralelas en pleno fin del mundo. Dura 30 minutos y se presentará en cines y a través de las redes sociales.
 
El resto del repertorio muestra influencias muy variadas, incluida la música tropical…
Soy un fanático de Héctor Lavoe, me parece una mezcla de Elvis Presley y Bob Dylan en latino. Es la voz de la salsa. Me gusta él y Rubén Blades, son los dos autores que escucho.
 
La musa no se detiene. ¿Qué otras ideas dan vuelta por tu cabeza?
Tengo un disco terminado, que digamos que frené porque quería sacar este primero. Ya hay alguna canción grabada. Hasta ahora no hay ninguna colaboración, pero no lo descarto.
 
¿Con quién te gustaría cantar?
Me gusta mucho lo que está haciendo Calle 13, que en teoría es como que no acaba de funcionar, pero yo pienso que sí. Son irreverentes y eso es una de las cosas que me gusta. La gente que está en lo políticamente incorrecto, es gente que está planteando cosas, que está haciendo preguntas, cuestionando. Necesitamos más gente que cuestione y menos gente que acepte y se conforme.
 
¿Qué elementos te nutren para que tu propuesta rítmica sea tan variada?
Mis influencias musicales tienen que ver mucho con las influencias geográficas. Soy español, soy europeo y meditarráneo. Y tengo una relación con hermandad con Latinoamérica, me siento como si hubiese nacido en República Dominicana, pero crecí escuchando rocanrol. Esos son los tres pilares de mi música. La música debe de ser libertad. Si no soy libre, olvídense de mí.
 
Dejando la música a un lado, ¿cómo te va de papá?
Me va bien. Espero estar haciéndolo bien. De todos los papeles que te toca en la vida, es el más difícil. Me tocó a una edad en la que, digamos, había cubierto ciertas expectativas personales y profesionales, entonces eso es bueno. Mi hija tiene nueve meses y se llama Asia. No entorpece nada, es una bendición.

You May Like

EDIT POST