Frazer Harrison/Getty Images
jclar
February 19, 2014 AT 10:45 PM EST

Cuando Ellen DeGeneres reveló su homosexualidad hace 17 años, la inesperada reacción negativa que recibió a nivel profesional y el aislamiento personal que sufrió fueron cosas que no se esperaba.

“Pensé que todos me conocían y no pensé que un pequeño adjetivo me iba a definir”, dijo Ellen en exclusiva en la nueva edición de People. “No tenía perspectiva”.

Ahora, con un muy exitoso programa, bestsellers publicados y su rol como anfitriona de la edición número 86 de los Óscares el 2 de marzo, esa época dolorosa es un recuerdo distante y surreal.

“Me parece que todo eso fue una película que vi sobre otra persona”, dijo, “y experimento solo la maravillosa vida que tengo en el presente”.

Una de las razones por la cual Ellen se siente tan feliz es debido a su matrimonio con la actriz Portia de Rossi, con quien ha estado casada desde 2008. “La amo tanto que me mata”, dijo DeGeneres.

A pesar de rumores en la prensa amarilla sobre tiempos difíciles para la pareja, DeGeneres y Rossi están más felices que nunca, y se encuentran remodelando la casa que comparten.

“Algunos periódicos amarillistas publicaron una foto de Portia en la cual no tenía puesto su anillo de matrimonio. Ella me dice: ‘No lo llevaba puesto porque cuando corro a caballo y agarro las riendas, ¡me irrita las manos!'”, dijo DeGeneres, sorprendida por los rumores.

“Lo cierto es, por más cursi que suene, que cada vez me enamoro más de Portia. Lo admito. Ella me sorprende a menudo. Es lo que experimentas cuando encuentras a esa persona que te cautiva, que te quiere cuidar, que quiere lo mejor para ti. Somos verdaderamente afortunadas porque sabemos lo raro que es encontrar eso”.

Como las cosas van tan bien, Ellen ha aceptado el reto de ser la anfitriona de los Óscares.

“Ser anfitrión de los Óscares es lo más escalofriante del mundo. Pero mí, ¡es lo mismo que hacer salto en bungee!”, concluyó Ellen. 

You May Like

EDIT POST