Paul Christensen
Vicglamar Torres/NYC
November 19, 2010 AT 05:00 PM EST

Cecilia Villar Eljuri, nació en Guayaquil, pero creció en Nueva York, rodeada de gente de distintas culturas, en medio de una ciudad marcada por la diversidad. Ese eclecticismo se siente en su música, en la que también se aprecian sus raíces libanesas, españolas y ecuatorianas. Su primer disco como solista, Eljuri. En paz, además de las fusiones musicales, también testimonia la preocupación de la artista por los temas sociales.

Con su nombre de torero, Eljuri embiste con cada canción temas tan delicados como el machismo, en “Jaula”, y habla de su preocupación por el planeta y por las carencias en algunas naciones como en “Tierras”. Se trata de un disco genuino, donde cada canción tiene una personalidad propia. “Mi proceso creativo es diverso. No tiene solamente un ángulo. A veces nace primero la letra, luego la melodía. Aunque casi siempre es una melodía, un acorde, algo y de ahí va naciendo lo demás”.

Esta artista es de las que piensa que además del talento, el trabajo creativo necesita constancia y dedicación. Tiene su propio estudio de grabación en su casa. “Paso muchas horas trabajando. De hecho, hago los arreglos. Estoy como muy pendiente de todo el proceso de producción de los temas”, aunque también reconoce que a veces las canciones se “mandan solas. Es como si la propia canción te pidiera salir. En ocasiones, estoy trabajando un tema y resulta que es otro el que está allí, como un grillo en mi oreja, hablándome. Hasta que agarro la guitarra y empiezo a trabajarlo.”

Por cierto, la guitarra es como una extension de la artista. Empezó a tocarla formalmente a los 14 años y ya a los 17 tocaba con su primera banda The Trouble Dolls.

Aunque el contacto con la música lo estableció desde “el vientre de mi mamá” y es que su mamá, Olga Eljuri Villar es compositora. De hecho, compuso y grabó junto a Cecilia el tema “Como en un sueño”. Y su papá, llamado Paco Villar era un conocido locutor de radio y televisión en Ecuador. “En mi casa siempre estuvimos rodeados de música. De mis padres me viene el gusto por el arte”.

También heredó de ellos la actitud positive ante la vida. De hecho, señala que no le gusta tener a nadie negativo alrededor. “La vida es para tener buena vibra, buena onda ¿por qué vamos a contagiarnos con una negatividad innecesaria?”, dice la cantautora, quien por cierto llevará toda la energía positiva de su disco y de su música al concierto “Voces lunares”, que se presentará este 27 de noviembre en el Lunario, del Auditorio Nacional de la capital azteca, donde compartirá escenario con Iraida Noriega y Ceci Bástidas.

You May Like

EDIT POST