The Grosby Group
People Staff
May 20, 2009 AT 11:00 AM EDT

Este miércoles, el viudo de la legendaria cantante Rocío Dúrcal, Antonio Morales “Junior”, se presentó por primera vez en el juzgado de Madrid, España, en relación a la demanda en su contra que a principios de año entablaron sus hijos mayores, Antonio y Carmen, en la que le exigen que declare los bienes que no entraron en el reparto inicial de la herencia que les dejó su madre.

Según reporta el diario mexicano El Universal, padre e hijos tuvieron un encuentro tenso durante unos 20 minutos en los que ni el saludo se dieron, a pesar de estar en bancos contiguos. “Si Marieta estuviese viva, se echaría a llorar”, aseguró Junior, de 66 años, a los periodistas que se congregaron a la salida del juzgado. Además apuntó que está tranquilo y que no recuerda los bienes que reclaman sus hijos. Por otro lado, Carmen y Antonio prefirieron mantener el silencio en todo momento.

La cantante Shaila, hija menor de la pareja, no asistió a este enfrentamiento, pues desde el principio del proceso legal aclaró que no se envolvería en este asunto que no le incumben. “No me voy a meter en eso, es un problema de ellos. Yo respeto a mis hermanos y mi padre y eso es lo más importante para mí”, dijo hace algunos meses la intérprete de 29 años al sitio web Hola.com.

El pasado mes de enero, tres años después de la muerte de la recordada Rocío Dúrcal, se desató el lío familiar tras las declaraciones que hizo Junior en su libro Memorias de Antonio Morales Junior: Mucho antes de dejarme, en el que confesó haberle sido infiel a Dúrcal. Desde ahí empezó la batalla de sus hijos por recuperar los bienes en España y en el extranjero que su madre no incluyó en el testamento.

You May Like

EDIT POST