NTX Fotos
People Staff
December 22, 2006 AT 06:00 PM EST

El 2007 arrojó un triste saldo en la escena musical mexicana. Las balas silenciaron a tres figuras ligadas al género: Trigo Figueroa, hijo de Joan Sebastian; el cantante Valentín Elizalde, y Javier Morales Gómez, integrante del grupo Los Implacables del Norte, mientras que ensombrecieron la figura del ídolo del pueblo, Lupillo Rivera.

Todo comenzó con la muerte de Figueroa, quien fue baleado el 26 de agosto cuando salía de un concierto de su padre en Mission, TX. El supuesto asesino sigue prófugo.

El segundo fue Valentín Elizalde, El Gallo de Oro, quien murió ejecutado a tiros junto a dos de sus empleados al terminar un concierto en la Expo Feria de Reynosa, México. A pesar de que varias personas presenciaron el hecho, hasta el momento no se han señalado culpables.

Finalmente, el 14 de este mes, Javier Morales Gómez, integrante del grupo Los Implacables del Norte, fue ejecutado mientras hablaba por teléfono en un parque en Huetamo, México. Las autoridades no han establecido el móvil del homicidio del cantante de 28 años.

Pero quizá uno de los incidentes más comentados y misteriosos sea el que protagonizó Lupillo Rivera. El cantante se vio involucrado en una balacera ocurrida en la madrugada del 11 de este mes en Guadalajara, México. Inicialmente, el representante del cantante había anunciado que éste iba a bordo del vehículo, pero que tanto él como sus acompañantes habían salido ilesos del con arma de fuego perpetrado por un desconocido. Sin embargo, declaraciones posteriores de Rivera y sus acompañantes hechas ante las autoridades y los medios crearon discrepancias. Hasta ahora no se sabe en realidad si Rivera conducía el vehículo ni qué fue realmente lo que sucedió. Sólo el vehículo baleado queda como mudo testigo del incidente.

You May Like

EDIT POST