UIP
Carole Joseph
July 27, 2006 AT 11:00 AM EDT

El reloj marcaba las 7:30 p.m. y todo estaba en su lugar. La prensa había acudido puntual al llamado de los estudios Paramount para darles la bienvenida a los actores de la película Nacho libre y un conglomerado de personas montaban guardia a las afueras del célebre Grauman’s Chinese Theatre en Los Ángeles esperando impacientes la oportunidad de acercarse a sus ídolos.

Al igual que el protagonista de la cinta, el cómico Jack Black, la también intérprete principal de la cinta, la actriz mexicana Ana de la Reguera hizo su aparición en el corazón de Hollywood a bordo de una lujosa limosina. “[Ana] se veía como una verdadera reina, como toda una mujer”, dice con orgullo la madre de la actriz, Nena de la Reguera. “No cabe duda que trae el éxito a cuestas”.

Afortunadamente, el éxito no sólo inunda a De la Reguera en lo profesional. Por primera vez la actriz de 29 años admite haber encontrado un amor que la comprende plenamente: el respetado periodista mexicano Jorge Ramos. “Me había costado trabajo encontrar a la pareja que me apoyara en lo que quería hacer”, asegura De la Reguera. “[Jorge] siempre entiende todos los proyectos de mi carrera”.

Gracias a Dios que Ramos es comprensivo. Después de cerrar el 2005 con exitosos trabajos como la telenovela Gitanas y largometrajes como Ladies’ Night, a la esbelta actriz le siguen lloviendo jugosos proyectos dentro de la pantalla grande como la recién estrenada Nacho libre y las próximas cintas Sultanes del sur, Paraíso Travel y Celestina (en esta irá de la mano del español Antonio Banderas). “Ana está en su mejor momento”, afirma Ana Celia Urquidi, amiga y colega de la actriz. “Así como puede ser una monja en la pantalla, en segundos puede transformarse en una mujer fatal y rebelde”.

Tomándose un receso de la filmación de Sultanes del sur, De la Reguera asegura estar disfrutando la avalancha de trabajo que se le avecina. “Mi agenda está repleta”, dice la artista, quien sufrió decepciones al ser rechazada en Hollywood en importantes audiciones para películas como Spanglish, cuyo papel principal le tocó a la española Paz Vega.

“Y todo eso tiene que ver con mi estabilidad emocional”.Estabilidad bien lograda gracias a que la vida puso en el camino de De la Reguera al recién divorciado Ramos, con quien la atractiva veracruzana vive un tórrido romance desde hace casi un año. “Jorge vino a la vida de mi hija en un momento crucial de crecimiento”, asegura Nena de la Reguera. Por su parte, acerca de su nueva pareja, la menuda actriz no repara en decir con destellante rubor en las mejillas y visible timidez: “Estoy muy contenta”.

Viéndola de cerca, es notable que De la Reguera irradia felicidad. A pesar del empeño de la pareja por resguardar su privacidad, las imágenes del presentador del noticiero de Univisión, de 48 años, y De la Reguera en las ciudades de Miami, Los Ángeles y México no dejan margen de duda del bienestar y la estabilidad emocional que gozan. “Yo doy vueltas y él tiene su centro, eso nos sirve mucho como pareja y a él le encanta eso de mí”, cuenta De la Reguera, quien hace dos años, mucho antes de conocer a Ramos, dedicaba gran parte de su tiempo de ocio a los juegos de vídeo, así como a ir de compras con su madre. “[Jorge] es un hombre que tiene su carrera y que está cimentado. Es todo lo que necesito”.

¿Boda a la vista? Eso aún está por verse. Lo contundente es que mientras Ramos permanece en la ciudad de Miami, donde trabaja y viven sus dos hijos de un matrimonio anterior, la agitada rutina de De la Reguera la tiene atada desde hace ocho meses a la meca del cine estadounidense, Hollywood, donde su exploración y conquista de ese mercado siguen en marcha. “Quiero estar en Los Ángeles por lo menos dos años”, planea la escultural actriz. “Si [Jorge y yo] pasamos esta etapa, seguramente libraremos todo lo demás”.

Las predicciones de sus más allegados apuntan a que ambos pasaran la prueba de amor y geografía. “Jorge es todo un caballero; es maduro y persistente”, asegura la mejor amiga de la actriz, Bianca Calderón, quien fue testigo de la renuencia que en un principio mostró De la Reguera para iniciar su relación con el afamado presentador. “[A él] sólo le interesa el bien de Ana, eso la conquistó”.

You May Like

EDIT POST