El papa Francisco da ofreció la misa en la Plaza de la Revolución de La Habana, Cuba.
Lester Jiménez - Especial para People en Español
September 20, 2015 AT 04:15 PM EDT

La Habana, Cuba – Con un llamado al servicio hacia los demás, en especial a los más necesitados, el Papa Francisco I celebró esta mañana la tan esperada misa en la Plaza de la Revolución de La Habana ante cientos de miles de  personas que abarrotaron el emblemático centro de la capital cubana.

La ceremonia, que contó con la presencia de las altas figuras de la iglesia católica en la Isla, encabezados por el Arzobispo de la capital, Jaime Ortega y Alamino, el líder del gobierno cubano Raúl Ortega y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, sirvió además para hacer un llamado a la unidad, especialmente la de los cubanos, tanto dentro como fuera de la Isla.

FOTOS: Los mejores momentos de la visita papal a Cuba

Filippo Monteforte / AFP / Getty Images
El presidente cubano Raúl Castro y la presidenta argentina Cristina Fernández estuvieron presentes en la misa del Papa Francisco.

En su homilía, que fue presentada toda en español, Francisco recordó la constante búsqueda del ser humano por saber quién es el mejor e hizo un llamado a concentrar nuestros esfuerzos en servir a los demás.

“¿Quién es el más importante? Jesús es simple en su respuesta: ‘Quien quiera ser el primero – o sea el más importante – que sea el último de todos y el servidor de todos’. Quien quiera ser grande, que sirva a los demás, no que se sirva de los demás”, destacó el Sumo Pontífice, quien hizo hincapié en que “quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

“El pueblo fiel de Dios que camina en Cuba, es un pueblo que tiene gusto por la fiesta, por la amistad, por las cosas bellas. Es un pueblo que camina, que canta y alaba. Es un pueblo que tiene heridas, como todo pueblo, pero que sabe estar con los brazos abiertos, que marcha con esperanza, porque su vocación es de grandeza. Así la sembraron sus próceres. Hoy los invito a que cuiden esa vocación, a que cuiden estos dones que Dios les ha regalado, pero especialmente quiero invitarlos a que cuiden y sirvan, de modo especial, la fragilidad de sus hermanos”.

RELACIONADO: Conoce más sobre el papa Francisco

Desde las primeras horas de la madrugada, miles de personas comenzaron a llegar de distintas partes del mundo para presenciar la Santa Misa papal, incluyendo delegaciones de América Latina y de Estados Unidos. Según el diario oficial cubano Granma, la cifra de asistentes alcanzó las 300,000 personas.

Un coro en vivo de 300 personas deleitó desde tempranas horas a los presentes y luego acompañó al Santo padre en la ceremonia, y combinó las melodías solemnes de la iglesia católica con el son tradicional cubano.

Jorge Mario Bergoglio arribó a la Plaza de la Revolución a las 8:20 a.m. y se paseó entre la multitud sobre el papamóvil. En un punto del recorrido, se bajó del vehículo y se acercó a niños y adultos para saludarlos personalmente, ante la algarabía de sus feligreses.

RELACIONADO: El papa Francisco ya está en Cuba

Al concluir la ceremonia, el Arzobispo de la Habana agradeció a Francisco, a nombre del pueblo cubano, su visita a Cuba y abogó por la unión de todos los cubanos.

“Que este proceso de renovación en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que Su Santidad tanto ha favorecido y que tanto agradece nuestro pueblo cubano, se extienda no solo a los altos niveles políticos, sino que alcance a los pueblos y muy especialmente a nuestro pueblo cubano que vive aquí y en Estados Unidos, para alcanzar un espíritu cristiano de perdón y de misericordia. La anhelada reconciliación entre todos los cubanos, los que vivimos en Cuba y fuera de Cuba”, destacó Ortega y Alamino.

Carl Court / Getty Images News
Aproximadamente 300,000 personas se reunieron para la misa del papa Francisco en la plaza de la Revolución en La Habana, Cuba.

“Solo el amor y el perdón entre nosotros será un medio válido para una verdadera y pacífica renovación de nuestra nación”, sostuvo.

El Papa agradeció sus palabras y pidió oración a la Virgen María para que les ayude a cumplir con el mandato de servir al prójimo. Además se dirigió al pueblo colombiano a favor de las negociaciones de paz en ese país.

“Y no olviden rezar por mí”, concluyó el Papa.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN 

You May Like

EDIT POST