Arthur Edwards/WPA Pool/Getty Images
jclar
April 04, 2014 AT 07:01 PM EDT

La reina Elizabeth II de Inglaterra y el papa Francisco intercambiaron regalos durante una visita corta e informal al Vaticano el jueves. El viaje marca la primera vez que ambos se conocen, y la reina estuvo acompañada por su esposo, el príncipe Philip

RELACIONADO: El papa Francisco da sus tres palabras clave para la vida matrimonial

El papa le presentó una esfera de lapis lázuli decorada con una cruz de plata de Eduardo el Confesor —el rey inglés del siglo 11 que además es santo de la iglesia católica— como regalo para el príncipe George, de ocho meses, con la inscripción “Papa Francisco, para su Alteza el Príncipe George de Cambridge”. 

Al ver el regalo, la reina respondió: “Le va a encantar”, añadiendo tras pausar brevemente, “¡cuando sea más mayorcito!”, reportó el diario británico The Independent.

RELACIONADO: Todo sobre el bebé real

Asimismo, el papa regaló al matrimonio real un facsímil del decreto de canonización de San Eduardo el Confesor. Además, le obsequió al duque de Edinburgo tres medallas papalas en oro, plata y bronce. El príncipe, al ver el regalo, bromeó: “Es la única medalla de oro que he ganado”. 

Por su parte, la reina y el duque le presentaron al papa dos fotos de ellos enmarcadas en plata, junto a una canasta de comestibles y bebidas de sus granjas reales. 

Al mostrarle al papa sonriente una de las fotos, Elizabeth bromeó: “Me temo que es tan solo una foto más”. 

La canasta incluía miel de los palacios de Buckingham y Windsor; galletas shortbread y whisky de Balmoral; y jalea de membrillo, conservas de ciruela, sidra y jugo de manzana de Sandringham. 

El duque le explicó al papa que la miel del palacio de Buckingham era “de su jardín”.

Francisco, por su parte, comentó a través de un intérprete que la cruz de Eduardo el Confesor es además parte de la corona de coronación inglesa. 

La audiencia privada tuvo lugar en el estudio del papa, localizado dentro del salón de audiencias Papa Pablo VI, un edificio moderno usado durante el invierno para recibir invitados. 

Durante la visita, no se habló de las Malvinas —el miércoles se cumplían 32 años del inicio de la fatídica guerra— ni de las relaciones entre el jefe de los católicos y la jefa de la Iglesia anglicana. La reina conversó con el papa sobre el estado de la vida religiosa en el mundo. 

You May Like

EDIT POST