People en Espanol logo

Stay Connected

Subscribe

Advertise With Us

Learn More

Skip to content

Article

El padre de crianza de José Fernández recuerda sus mejores momentos

Posted on

Jose Fernandez y Ramon Jimenez
Cortesia de Ramon Jimenez

A casi un mes de la muerte de José Fernández, su padre de crianza, Ramón Jiménez, habló con People en Españolr de cómo trata de superar la ausencia del pelotero y qué es lo que más extraña del joven.  

El médico cubano de 52 años, quien vive en Tampa, esperaba una llamada de su hijo para ir a verlo jugar al estadio de los Marlins en Miami, pero el teléfono sonó con la noticia de su repentina muerte en un accidente marítimo el pasado 24 de septiembre. 

Jiménez confiesa que para huir de su duelo por la muerte de su hijo viajó unos días a Cuba. “Acabo de llegar de Cuba, pero esto es como el avestruz, aunque entierres la cabeza en la arena, te queda el cuerpo afuera. No puedes huir de los problemas”, confesó.

RELACIONADO: El conmovedor adiós a José Fernández

“Por lo menos en Cuba no tuve acceso al internet ni al celular durante varios días, solo la familia, entonces si te quita un poco de estrés. Pero al regresar todo está igualito, llegué y el sentimiento es el mismo, incluso hasta peor”.

Cuando llegó de Cuba a sus 15 años, Fernández fue a vivir a Tampa un tiempo con Jiménez, quien pese a llevar años divorciado de su madre Maritza Fernández, fue su figura paterna desde que tenía tres meses de nacido, ya que el pelotero no tenía una relación cercana con su padre biológico.

“Siempre he sido muy cariñoso y lo hice mío. Él nunca disfrutó con su padre de una paternidad, él nunca se ocupó mucho”, reveló Jiménez. “Él sabía que su niño tenía todo conmigo”.

El médico dice haberse sentido muy orgulloso de los logros de su hijo, a quien llevaba a entrenamientos de pelota en su adolescencia.

“El precio de la fama tiene sus cosas. Ellos tienen una vida muy agitada. Se levantan a las cinco de la mañana y terminan un vuelo a las once de la noche. Pasaban dos y tres semanas y no lo veía y a veces le decía: ‘¿Porqué no me haces por lo menos una llamada, compadre? Yo no te crié para estarte viendo por el televisor’. Entonces me escribía un mensaje cariñoso”, recordó.

“Yo le decía: ¿Sabes por qué no me preocupo por esto? Porque cuando tú tengas tus propios hijos, vas a saber de lo que te estoy hablando’. Entonces él me llamaba dos o tres días seguidos y me decía: ‘Papi, estoy bien'”, agregó.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Jiménez señaló que el pelotero —quien falleció con 24 años y esperaba el nacimiento de su primera hija, Penélope, fruto de su noviazgo con María Arias— estaba ilusionado con pronto conocer a su bebé por nacer.

“Estaba contentísimo con eso de ser papá”, subrayó. Lo que más extraña de Fernández era su buen carácter. “Si se hace tan difícil soportar esto, se debe a que yo no recuerdo haber visto a ese niño bravo nunca”, afirmó.