Cortesía Sony Music
Vicglamar Torres/NYC
June 09, 2011 AT 03:00 PM EDT

Hay varias maneras de decir Puerto Rico , porque no es tan sólo un espacio geográfico, es una actitud, sabores y unos ritmos caribeños que han logrado penetrar todos los rincones del mundo. Puerto Rico tiene muchos sinónimos, uno de los más conocidos es: El Gran Combo, cuyo nombre no se puede desligar a la Isla del Encanto.

“La Universidad de la salsa”, como se le conoce a la legendaria agrupación, fundada y dirigida por Rafael Ithier en 1962, tiene 49 años imponiendo su propio ritmo, poniéndole más sazón a esa mezcla musical llamada salsa y que identifica a los latinos alrededor del mundo. Según Charlie Aponte, voz principal de El Gran Combo: “Rafael creó un estilo, él es incluso autodidacta en la música. Hubo una época en la que se teníamos ciertas complicaciones con el arreglista, entonces él se puso a estudiar por su cuenta hasta que comenzó a hacer sus propios arreglos, siempre caracterizados por la sencillez, por lo simple. A la gente, tanto al bailador como al que le gusta escuchar la salsa, mientras más simples y más sabrosos le presentes los arreglos más le van a gustar. Eso sí, manteniendo siempre la clave”, asegura el cantante que se unió al Gran Combo en 1972 y desde entonces ha fallado solamente en dos presentaciones. “Una vez me enfermé en una gira, al llegar a Puerto Rico, pues me tuvieron que operar y me dejaron de reposo por tres semanas que para mí fueron infinitas”.

La orquesta se presentaría en Orlando, donde su colega y amigo, Gilberto Santa Rosa, se ofreció voluntariamente a asumir su lugar. Por cierto, en una entrevista que concedió “El caballero de la salsa” a PeopleEnEspanol.com aseguró que a una de las pocas cosas que le tenía miedo en la vida era al pie del maestro Ithier. “Yo soy un hombre afortunado – dijo Santa Rosa– pero me sigue dando miedo cuando el zapato de Rafael Ithier hace pan, pan, pan, pan contra el suelo”. En medio de una carcajada, el veternano cantante Charlie Aponte asegura que “lo que pasa es que cuando Rafael marca cuatro, uno tiene que estar ready para meterle con todo. Ahí el que se queda pierde y para cualquier cantante, así uno sea un viejito como nosotros, treparse con el Combo es un compromiso porque uno sabe que no puede fallar, que no puede defraudar al público”.

Público que sigue aclamando a esta banda, al punto que por demanda popular ofrecerán dos espectáculos en el Lehman Center for the Perfoming Arts, ubicado en El Bronx , este viernes 10 y sábado 11 de junio. El viernes estarán acompañados por David Cedeño y su orquesta y, el sábado por Nayibe, la gitana. La presentación se enmarca dentro de la celebración del 30 aniversario de la institución cultural.

“Para nosotros todos los países y todos los escenarios son importantes. Cada público es especial porque se maniefiesta de forma diferente. Pero sin duda, Nueva York tiene un gran significado para nosotros, porque los primeros viajes de la orquesta fueron para acá. Nos presentábamos mucho en el Paladium. Todas las orquestas de la época estaban activas, estaba Palmieri, Pacheco, Barreto, todo el mundo y, en lo personal también disfruté mucho ver a esos músicos con sus descargas maravillosas. Era un espectáculo. El fin de semana de Thanksgiving, parecía un desfile de moda porque había presentaciones en todos lados y las damas sacaban sus mejores galas”, recuerda la voz de temas inolvidables como “Timbalero”, “Ojos chinos”, “Brujería”, “Me liberé”.

Aunque como todos los músicos, Aponte también tiene sus temas consentidos. “Cuando canto un tema que se llama ‘La loma del tamarindo’ me pongo nostálgico porque pienso mucho en mi infancia. Ése es un tema que habla mucho del campo, de los trabajos del campo y de los trabajos de la gente humilde como mi papá que fue panadero más de 40 años y trabajó de sol a sol, pero de sol a sol. Él salía y no había amanecido del todo y cuando regresaba ya la tarde había caído”.

Dejando atrás el tono nostálgico y de manera un poco más reflexiva asegura que el éxito de esta orquesta que ha sido aplaudida por genios de la música como Gustavo Dudamel es “la disciplina. De eso no hay duda. Quizás hay cientos de orquestas mejores que el Gran Combo, pero tan disciplinada no hay ninguna. Nosotros entendemos que el público hace un esfuerzo para ir a tus shows, para comprar tus discos y uno tiene que respetar eso”.

“Hay gente que dice ‘qué chévere [bien] suena el Combo’. Sí, pero mientras más chévere suena, más trabajo hay por detrás, más horas de ensayos. Nosotros somos una orquesta que ensaya con presentaciones o sin presentaciones. Otra cosa que es muy positiva de la orquesta es que aquí todo se hace en favor de la orquesta, del grupo. Aquí no hay divismo de ningún tipo y eso hace que seamos como una gran familia”.

Y en el tono simpático y el buen sentido del humor que caracteriza a este veterano cantante, asegura que son muy pocos los lugares donde no ha tocado la banda. “A Irak y Afganistán no hemos ido, pero deberíamos ir para ver si bailnado salsa acabamos la guerra. Otro sitio al que no hemos llegado es a la luna y, yo para allá si es verdad que no quiero ir ni que me regalen el puesto en el cohete”.

Escucha a Charlie Aponte, junto al Gran Combo, interpretando “Brujería”

http:/www.youtube.com/embed/LHcPz671KmI

You May Like

EDIT POST