ALEXANDRA WYMAN/WIREIMAGE.COM
Isis Sauceda / LA
December 14, 2007 AT 10:45 AM EST

Chivas Regal organizó una fiesta exclusiva para Eduardo Verástegui, quien sin duda ha vuelto a los escenarios con el pie derecho. Su película independiente, Bella, lo ha llevado hasta la Casa Blanca. Pero con la ceremonia de los Premios Oscar a la vuelta de la esquina, se han despertado los rumores de que su cinta podría alcanzar una nominación. Platicamos con él en exclusiva durante este festejo en Hollywood, CA.

“Trato de no pensar en el Oscar, porque para mí, mi Oscar es cuando una persona viene y me dice ‘Eduardo, tu película cambió mi vida’. Ese es mi Oscar”, dijo el actor de 33 años, quien nos confesó que sí ha soñado con algún día caminar por la alfombra roja de tan prestigiosa premiación. “En un par de ocasiones, nada más como una fantasía, como un juego; pero nosotros hacemos películas para las audiencias, para el público, para ganar el corazón del público. Ese es nuestro Oscar, ese es nuestro premio. Ahora que si viene, abro los brazos y adelante porque eso nos va a ayudar a tener más credibilidad. Se va a agrandar la ventana para poder llevar el mensaje a un público más amplio. Pero no es la meta. Eso no es lo importante. Lo importante es levantarte todos los días por la mañana y pelear por una misión que es más grande que tú”.

Verástegui aseguró que trabajar en este proyecto le cambió la vida. Ahora, él mismo ha pensado en la adopción. “Descubrí que no hay nada más bello, noble y poderoso que darle a un niño una casa y una familia”, comentó. Pero mientras llegan los hijos propios, el actor practica el ser papá con los más de siete ahijados que ya tiene, incluyendo a Pablito, el hijo de su amigo, el actor y cantante Pablo Montero, de quien próximamente será el padrino junto a la modelo cubanoamericana Daisy Fuentes. “Me llamó por teléfono y fue muy bonito. Pablo es un amigo que lo conocí desde que me mudé a la ciudad de México, a los 19 años”, relató Verástegui. “Recibí la llamada y me dice ‘Oye, pues quiero que seas el padrino de mi hijo’. Es un honor y una responsabilidad al mismo tiempo. Al rato vendrán [los míos]”.

Por el momento, el actor está soltero y sin compromiso, aunque reconoce que le encantaría encontrar a su media naranja: “Si está dentro de los planes de Dios el que yo me case, por ahí debe estar la madre de mis hijos. Estoy buscando enamorarme. El amor llega. La infraestructura tiene que ser una relación espiritual fuerte. Para mí es muy importante eso, entonces una mujer que ponga a Dios primero que nadie”.

You May Like

EDIT POST