David cowles
Norma Niurka
September 28, 2005 AT 11:05 AM EDT

Tiene una sonrisa de niño bueno y parece que lo es. Amigos, conocidos y familiares del galanazo mexicano Eduardo Santamarina lo consideran sincero, cariñoso y sencillo. Catorce años frente a las cámaras y en los escenarios, con éxitos rotundos en carreras paralelas en teatro, televisión y cine, no logran agotarlo, sino entusiasmarlo para seguir explorando otras posibilidades fuera de luces y cámaras. Hace tres años se puso el sombrero de empresario gastronómico y acertó con otro triunfo: su servicio de banquetes Casa Santamarina, en Veracruz, la tierra donde nació en el año de las Olimpiadas.

Hoy día, apuesta a casarse con la actriz Susana González y darles una hermanita a los mellizos de cinco años que tiene con la también actriz Itatí Cantoral.

Desenfadado, con una estatura que impone y una voz que puede hacer derretir a cualquiera, Santamarina es de los que te habla mirándote a los ojos como si pareciera que no te va a dejar escapar.

¿Te gusta que te reconozcan en la calle?
Me gusta que me den la mano, que me tomen fotos, que hagan comentarios. El día que no me reconozcan, empezaré a preocuparme. Cuando quiero el anonimato, sé a qué lugares ir.

¿El momento más importante de tu vida?
Ver nacer a mis hijos, no lo olvidaré jamás. Grabé el parto y corté el cordón umbilical de los dos. Ser padre cambió mi vida totalmente.

¿Cuál es tu telenovela inolvidable?
De frente al sol. La primera en que hice un personaje importante, porque fue también la primera que hice en mi tierra, en Veracruz; y fue también mi primer premio como actor.

¿Una anécdota de esa novela?
En mi primera escena yo estaba muy nervioso y Angélica Aragón me dijo: ‘Relájate y respira’, y se puso a darme masaje en los hombros. Que aquella actriz de las ligas mayores hiciera eso fue algo tan grande que jamás lo olvidaré. Ahora yo hago lo mismo con la gente que esta empezando. Los tranquilizo.

¿Qué sería lo mejor y lo peor que te pudiera suceder como actor?
Lo mejor es que sea yo un actor vigente, que no aburra al público y la prensa. Lo peor, que la gente diga: ‘Ya estamos hartos de éste’ “.

¿Tienes alguna frustración en tu carrera?
Soy un cantante frustrado. De niño me gustaba ser cantante, pero no sé cantar.

¿Cómo y cuándo decidiste tu vocación?
Siempre fui un payaso en la escuela. Ya de grande, tenía esa necesidad de expresión y no tenía forma de exteriorizarla porque vengo de una familia tradicional y no podía comunicarles mi necesidad. Estaba en cuarto semestre de licenciatura en derecho y no me interesaba. Vi la puerta abierta cuando mi mamá me preguntó: ‘¿Qué quieres hacer de tu vida?’. Le dije: ‘quiero ser actor’. Y ella, con lágrimas en los ojos, me dijo: ‘Pues hazlo’ “.

¿Dejarías todo por ir a Hollywood?
Es la meca del cine, sería estar en el top, y a mí me gusta descubrir cosas nuevas, no soy dado a nacionalismos. De modo que probaría con Hollywood.

¿Temes a la vejez?
El tiempo no se detiene, te pasa la factura; pero no me aterra que el cuerpo cambie y llegar a la vejez y a las arrugas.

¿A qué le temes?
Me aterra llegar solo a la vejez. Quiero llegar a mi vejez con mi pareja, no quiero picar flor a cada rato. Eso te deja soledad y vacío grande.

You May Like

EDIT POST