Getty Images
Andrés Martínez Tutek / NYC
July 17, 2008 AT 05:00 PM EDT

Dejando de lado a otros personajes de películas como Abre los ojos y El espinazo del diablo, y dándole vida a Carlos, un hombre con una personalidad en la que los extremos se funden, dejando ver que los seres humanos somos más complicados de lo que aparentamos, el actor español Eduardo Noriega habló con People En Espanol.com sobre su participación en la película Transsiberian, del director Brad Anderson (The Machinist).

Con su habitual frescura, el actor ibérico nos contó cómo llegó a este proyecto, qué piensa de la mentira y habló sobre sus planes para el futuro.

¿Cómo llegaste al Transsiberian de Brad Anderson?
Bueno, cuando se pusieron en contacto conmigo las personas del proyecto y me mencionaron que se trataba de Brad Anderson, inmediatamente dije que sí, pues me gustaba saber que es un autor con un mundo propio e interesante y supe que quería estar dentro de ese tren. Conocí la historia y me gustó ver que, jugando un poco como una matrioska rusa, con elementos complejos, poco a poco comienzan a destaparse las personalidades reales de todos.

¿A qué te refieres?
En la película, ningún personaje es lo que parece ser. Carlos, a quien interpreto yo, es como decimos en España, un viva la vida. Es un tipo que vive cada momento sin pensar en el futuro y es un tanto infantil y juguetón en su relación con Jessie. Está flirteando con ella y se pasa de la raya pero a la vez lo hace siendo encantador. Durante toda la película ocurren situaciones así. Los personajes no son simplemente blancos o negros. No tienen solamente una cara. No son buenos o malos sino que juegan con la ambigüedad.

Pero, ¿cuál es el tema central durante este viaje en el Transsiberian?
Indudablemente es la culpa. El tema es, cómo se puede vivir con ella teniendo remordimientos el resto de la vida y como el mentir, se convierte en el elemento de alguien para poder sobrevivir y seguir hasta el final, algo que en la cultura estadounidense es un asunto muy delicado.

¿Por qué dices que mentir es delicado entre los norteamericanos?
Porque lo sentí. En el Festival de Sundance me llamaba mucho la atención ver a la gente gritándome “Carlos te amamos” y entendí que el público se quedó tranquilo con el personaje porque al final recibió su castigo, pero a ella, a Jessie Emily Mortimer, no le ocurre lo mismo porque como en la película pudo salirse con la suya manejando una mentira enorme, eso el público no lo perdona, lo rechaza.

¿Entonces los latinos podemos vivir mejor con la mentira?
Los latinos entendemos más fácil que en un punto hay que mentir y ya, todo queda ahí. La mentira es parte del ser humano y viene desde que se es bebé. Hace unos días por ejemplo lo noté cuando estuve en el parque con mi sobrina, de solo dos años y medio y ella empezó a decir que le dolía la tripa, solamente para no ir al colegio. En ese momento me asombré de ver como una niña tan pequeña tenía la capacidad de mentir y veo que es un asunto que va en el ser humano.

Y tú qué, ¿eres mentiroso?
Mira, quien diga que no miente es un mentiroso, pues todos lo hacemos. A veces hay mentiras para no hacer daño, otras veces hay verdades omitidas. Pienso que en muchas ocasiones incluso tienen sentido y son necesarias, no tenemos que ser siempre completamente sinceros.

Cuéntanos, ¿cuáles con tus planes para el futuro?
Mira, acabé de grabar la película Petit indi, del director catalán Marc Recha y en octubre empiezo a rodar con Oscar Santos, El mal ajeno, que es producida por Alejandro Amenábar y tengo muchas ganas de empezar ese proyecto. En eso estoy.

You May Like

EDIT POST