Cortesía Rondene PR
Vicglamar Torres/NYC
April 25, 2011 AT 05:00 PM EDT

Aunque a los 7 años soñó con ser astronauta y viajar a la luna, Debi Nova siempre quiso ser cantante. “Cuando estás saliendo del colegio que ves a tus compañeros llenos de dudas sobre lo que van a estudiar, la verdad es que me sentía un poco extraña porque yo nunca tuve dudas. Sabía que quería estudiar música y ése era mi anhelo”, contesta la simpática cantautora costarricense quien se mudó a Los Ángeles a los 17 años persiguiendo su sueño musical.

“Toco piano y guitarra desde que era una niña. De hecho, recuerdo que yo le ponía música a mis juegos infantiles. Mientras jugaba era como si llevara la banda sonora de mis propios juegos en mi cabeza”, rememora la artista, cuyo primer álbum llamado Luna nueva ha sido bien recibido por la crítica y el público. “Bueno con el título del disco alcancé mi sueño de llegar a la luna de alguna manera”, bromea.

Luna nueva lo componen diez temas, unos en inglés y otros en español , porque la cantautora confiesa que se siente totalmente bicultural. “Hay canciones que te piden ser escritas en español otras en inglés. Prácticamente crecí en Los Ángeles. Así que el inglés se ha convertido en parte de mí. Creo que una de las mejores cosas que están pasando hoy en día con los latinos en Estados Unidos es que las barreras culturales que imponía el idioma han comenzado a derrumbarse. Mis canciones son en inglés, pero tienen todo el sabor del trópico”, asegura la cantante, cuyo sencillo “Drummer Boy”, se ganó el gusto del público.

“No hago música por casualidad. Esto es mi pasión, mi vida. Es tanto lo que deseo vivir haciendo música que desde los 17 años me mudé de mi casa, con la intención de estudiar. Siempre he estado muy clara en que esto es lo que que quería hacer. Tanto que no sueño con ser millonaria ni una súper estrella. Estoy clara en que a veces para lograr algo, debes hacer muchos sacrificios y los he hecho, los sigo haciendo. A mí me gusta la música más que cualquier cosa”, comenta la joven que asegura que dentro de la industria musical no todo es coser y cantar. “Debes esforzarte, sacrificar a veces fechas importantes, porque si te sale un concierto el mismo día que es el cumpleaños de tu mamá, tienes que hacerlo y punto”.

Sin embargo, las satisfacciones, también son muchas. “Definitivamente para mí estar en el escenario es como vivir un cuento de hadas. Es un lugar mágico, donde todo es adrenalina, donde todo es irrepetible. Cada vez que estás parado sobre un escenario, sabes que es un momento que no volverá.”

“El estudio es más como de laboratorio”, reflexiona la artista, quien ha trabajado junto a reconocidos artistas como Ricky Martin y Franco De Vita, de quienes además de su grandeza como músicos admira su labor altruista. “Creo que uno puede realizar cambios positivos en el mundo, impactar de una forma contundente. Lo he visto de cerca con Ricky, con todas las cosas que ha hecho a través de su fundación. Me parece importante que además de llevarles alegría a las personas, también puedas actuar, demostrar con hechos tus buenas intenciones”. Ella por su parte, ya inició el camino de solidaridad hacia los demás, porque fue nombrada recientemente Embajadora de las Naciones Unidas como vocera de la campaña “Di no”, que lucha contra la violencia doméstica.

http:/www.youtube.com/embed/-pumthUVlio

You May Like

EDIT POST