Mauricio Vélez
María Morales
September 13, 2006 AT 03:00 PM EDT

Daddy Yankee estaba celebrando su cumpleaños número 30 el pasado febrero cuando le cayó del cielo uno de los mejores regalos que le pudieron dar en ese gran día. A pesar de que estaba compitiendo con artistas anglosajones, esa tarde de fiesta el cantante se enteró de que durante el mes de enero el vídeo de su indiscutible éxito “Rompe” había ocupado los primeros lugares de popularidad en TRL, el influyente programa musical de la cadena estadounidense MTV. “Cuando me dicen eso yo me puse a gritar: ‘Dios mío, ¡qué buen regalo tú me diste!’ “, recuerda emocionado Daddy Yankee. “Ya tengo algo que contar para toda la vida a los nietos. Pase lo que pase mañana, puedo decir: ‘Yo tuve un vídeo por encima de Madonna y Mariah Carey’. ¿Y qué pasa?”.

Absolutamente nada. Sólo que es hora que se vaya acostumbrando. Dígase lo que se diga del reggaetón –que no se está vendiendo como antes, que la música tendrá que evolucionar– Daddy Yankee llegó para quedarse y seguir rompiendo fronteras musicales. Después de las ventas millonarias de su Barrio fino y Barrio fino en directo, el Cangrí (como también se conoce al cantante puertorriqueño cuyo nombre real es Raymond Ayala) lanzará antes de fin de año su próximo CD, El cartel. El disco tendrá su usual reggaetón con influencias de hip hop con contribuciones de los productores Luny Tunes, Scott Storch y el rapero Dr. Dre, entre otros. “Definitivamente, él tiene ambiciones de mercado que van más allá del latino”, asegura Leila Cobo, jefa de la oficina de Miami y Latinoamérica de la revista Billboard. “Si el reggaetón llegara a esfumarse, no creo que Daddy Yankee se esfumaría. Se adaptaría”.Por su parte, Nomar Ayala, hermano y mánager de Daddy Yankee asegura: “Estamos llevando lo que es el reggaetón a otro nivel”.

En ese otro nivel se encuentran no sólo un contrato por $20 millones con su disquera y una gira por Estados Unidos, Europa y Asia en el 2007, sino también la participación del intérprete de canciones como “Gasolina” y “Lo que pasó, pasó” en una película –Talento de barrio–, una línea de zapatos tenis [con Reebok], anuncios publicitarios [Pepsi, en Puerto Rico] y un programa semanal en la radio de Estados Unidos [On Fuego, en ABC Radio en Español]. Además, Daddy Yankee, al lado de las cantantes como Christina Aguilera, Nelly Furtado y Beyoncé, forma parte del show Fashion Rocks que se transmite el 7 de septiembre por CBS.

¿Se da cuenta Daddy Yankee del impacto que ha tenido en tan poco tiempo? “Hay tantas cosas que todavía se me hacen difícil de creer”, dice éste sonriendo levemente. “Parte de seguir teniendo éxito es que no me he dado cuenta de lo exitoso que estoy siendo. ¿Me entiendes? Sigo enfocado en el trabajo y con los pies bien firmes en la tierra”.

Y no es el único que lo dice. “El enfoque que tiene en su carrera es único”, afirma Jorge Naranjo, de Cardenas Marketing Network, compañía que organiza sus giras. “Él obviamente ve [su carrera] como negocio, la trata de esa manera, pero con respeto”. Oscar Cortés, conocido como DJ Kazzanova en sus funciones como director musical de la estación La Kalle [Univisión Radio] en Nueva York, agrega: “Sabe combinar el talento con el negocio”.No en vano estudió contabilidad en la universidad en su natal San Juan. Si bien la historia de Daddy Yankee ha sido repetida una y otra vez (a los 16 años recibió un balazo durante una trifulca de barrio, a los 18 ya era padre y vivía con su esposa, Mireddys González, en el peligroso caserío Villa Kennedy donde comenzó su carrera musical con DJ Playero), pocas personas han conocido al verdadero Raymond Ayala.

Sí, en fotos como Daddy Yankee éste puede lucir duro, hasta rudo. Pero en persona, el cantante es inteligente y maduro, directo y respetuoso, centrado y agradecido, y se torna suave cuando habla con orgullo de su mujer y sus tres hijos. “Soy sumamente feliz”, dice éste. “Tengo un matrimonio extraordinario. Mi esposa fue la que se comió el hueso [en los peores momentos] y ahora tiene el derecho a comerse la pechuga. Soy bien justo en la vida y le doy gracias a Dios que me puso esa mujer en mi camino”. Sus tres hijos –dos niñas y un niño– son la luz de sus ojos y sus mejores jueces. “Cuando estoy haciendo una música”, dice Daddy Yankee, “se las pongo y la apago y si a los dos días están cantando el tema sin volverlo a oír, allí yo digo: ‘OK, esto es un hit’ “.

De ser así, que les siga haciendo caso en el 2007 y más allá. Hasta ahora, está de más decirlo, éstos lo han llevado por muy buen camino.

You May Like

EDIT POST