Cortesía de Oswaldo Pisfil
Yoselín Acevedo / NYC
September 02, 2008 AT 04:00 PM EDT

No todos los actores tienen la oportunidad de debutar en el mundo de las telenovelas en una producción con tanta popularidad como la que ha obtenido Cuidado con el ángel en México. La historia, que está a unos días de estrenarse en Univisión, es protagonizada por Maite Perroni y William Levy, y, además cuenta con actores de renombre como Laura Zapata, Helena Rojo, y Ricardo Blume.

Pero esa es justamente la suerte del joven actor mexicano Mauricio Mejía, de 26 años, quien en la actualidad arranca suspiros en dicha trama con su papel de Israel, un jovencito soñador de 23 años que se enamora locamente de la villana, Estefanía, interpretada por Ana Patricia Rojo. Desafortunadamente, ésta sólo juega con sus sentimientos, ya que él es simplemente el chofer de su casa. Sin embargo, el amor que Israel siente por Estefanía lo impulsará a lograr sus sueños por ella.

Fue de su participación en esta telenovela que hablamos en exclusiva con este guapo histrión. Entérate qué nos dijo sobre la experiencia de trabajar en esta trama, y cómo ha sido para él iniciar su carrera al lado todos estos actores.

¿Cómo ha sido trabajar con Maite Perroni? ¿Cómo se llevan?
Maite para mí es una chava excelente, súper humana, súper amiga. Te apoya, te hace sentir de uso en el set. Ella es súper linda, me llevo muy bien con ella, es muy buena compañera y para mí es como una gran lección diaria el trabajar con Maite y con todo el elenco, que tiene una trayectoria increíble. Muchos actores que yo crecí viéndolos, entonces para mí es un orgullo trabajar al lado de ellos y un gran reto.

Compartes créditos con actores de la talla de Laura Zapata, Helena Rojo y Ricardo Blume, ¿qué es lo más importante que has aprendido de ellos?
El aprender de ellos, el ver lo que hacen, cómo lo hacen, cómo reaccionan, cómo manejan sus personajes, o sea, es una gran enseñanza –para mí que soy nuevo– el estar diario con ellos trabajando. Ver por ejemplo que de repente se atora algo o hay algún problema, ver cómo lo resuelven también y ves que en esta profesión lo que más necesitamos aprender es que nada es personal y no enfrascarnos en problemas. En cuanto a actuación, son clases diarias de actuación con ellos porque imagínate, estar trabajando con Helena Rojo, Ricardo Blume y la misma Ana Patricia Rojo, que son personas que llevan toda la vida actuando.

Aquí entre nos, ¿al principio no te sentiste intimidado de trabajar al lado de William Levy, considerado uno de los hombres más sexy en Latinoamérica?
(Risas) No, fíjate que al contrario. Es más bien como una gran oportunidad. William Levy es un chavo súper sencillo. Estar al lado de William, que es considerado uno de los más sexy, o Maite, que forma parte de uno de los grupos más populares en México y toda Latinoamérica, es más bien como un gran reto para mí como actor. Y, al contrario, más que ponerme nervioso, es más bien como ponerme las pilas cada vez que estoy en el set.

¿Alguna anécdota chistosa que quieras compartir con nosotros?
Mira, ahora que estaba de chofer, tienes mil cámaras encima, mil gente, porque casi siempre grabamos en locación, entonces siempre se junta muchísima gente en las locaciones. Entonces todo eso como que te pone tenso. Y bueno, estábamos ensayando, era una escena un poco pasional con Ana Patricia Rojo, de besos y todo eso en el coche. Y la escena era que tenía que avanzar hacia adelante. Pero, en vez de avanzar, puse el coche de reversa. Entonces, se me rodó el coche para atrás y se armó el griterío para que no le pegara a los coches de atrás. Fue muy, muy chistoso lo que me pasó.

¿Tienes algún actor favorito?
El personaje que más me marcó y me encantaba hacerle a mi familia y jugaba que yo era él, era el personaje que hacía Germán Gutiérrez en la novela Imperio de cristal, donde salían Alejandro Camacho y Rebecca Jones. Era un personaje que era como medio loquito y no le gustaba que le tocaran porque si le tocaban, creía que se rompía porque decía que era de cristal. Otro papel que me encantaba hacer era el de Johnny, [Erik Estrada], de Dos mujeres, un camino. Me pasaba actuando como él y en las fiestas bailaba como él. Y siempre fui fan de Chespirito, pero fan, fan, fan.

¿Qué es lo que más te gustaría hacer en tu carrera?
Mi sueño sería ser un villano. Me encantaría ser un cabr… de las novelas. ¿Sabes por qué también? Porque el villano enamora a todas las mujeres, todas se derriten por él, le hace maldades a todas. Me encantaría ser protagonista, obviamente. Y me encantaría actuar al lado de Dulce María, de RBD.

You May Like

EDIT POST