Instagram/Rashel Díaz
Lena Hansen
June 01, 2016 AT 01:34 PM EDT

Rashel Díaz ha bajado más de 10 libras en los últimos meses y comparte sus consejos. La copresentadora de Un Nuevo Día (Telemundo) está planeando su boda con su compatriota Carlos García, quien la ha apoyado en su rutina de ejercicios. “A Carlos le encanta entrenar. Los bomberos siempre tienen que estar en muy buen estado físico”, dice de su pareja, a quien le gusta cocinar y comer saludable. “Vamos juntos al gimnasio. Me cambió el cuerpo. Vamos todos los días una hora y media. Hacemos 25 minutos de cardio y luego pesas”, añade.

Rashel Díaz celebra primer aniversario con Carlos García

 

Según ella, se propuso rebajar para sentirse mejor. “Fue por salud. Me enfermaba mucho. El año pasado fue terrible. Cada tres meses me enfermaba. Tuve nódulos en las cuerdas vocales. Cada tres meses estaba con gripe, en cama con bronquitis”, recuerda Díaz, quien fue a la clínica de medicina integrativa de su amiga, la doctora Maritza Fuentes, y comenzó a fortalecer su sistema inmunológico con sueros y cambios en su dieta.

Rashel Díaz se compromete con Carlos García

“Empecé a bajar y a verme desinflada. Me quitó los lácteos. Cero leche, queso. Tomaba leche de almendra. Bajé 11 libras en 3 meses. Me siento muy bien”, añade ella, quien comparte en exclusiva su dieta. “Desayuno claras de huevo con aguacate, hongos y pavo. No he comido pan. Sólo el fin de semana me como mi tostada de pan integral. No como arroz, sino quinoa. Meriendo un puñado de almendras o una barra o batido de proteína. Me tomo un batido de proteína al despertar a las 4 de la mañana camino al trabajo. Voy comiendo cada tres horas y ceno ligero”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Díaz admite que su próxima boda la ha motivado a seguir enfocada en bajar unas libritas más. “En mi tipo de cuerpo la meta nunca termina porque si me descuido, engordo. Me gusta cuidarme. No tiene que ver con mi pareja o con mi boda, tiene que ver conmigo. Disfruto hacer ejercicio, comprarme unos zapatos, hacerme mis faciales o arreglarme el pelo”, revela. “Es algo que desde pequeña me ha gustado hacer, pero sí ayuda a incentivarte decir: ‘Cuando me ponga mi vestido de novia, que nunca me lo he puesto, quiero lucir bien’”.

You May Like