Cortesía: Cristina Pérez
Andrés Martínez Tutek / NYC
February 18, 2009 AT 06:00 PM EST

En su programa, los demandantes que han querido alzar la voz o faltarle el respeto a otros invitados, han tenido que salir huyendo del tribunal. Cristina Pérez, la enérgica juez detrás del show Cristina’s Court (FOX), quien hasta el 2006 impartió justicia en La corte de familia para Telemundo, habló en exclusiva con People En Espanol.com sobre su nuevo rol como conductora en inglés, sobre los casos que le llegan a las manos y nos confesó que en realidad ¡no es enojona!

Juez, cuéntele a la gente que por años la vio en Telemundo, ¿qué pasó con usted?
Estoy haciendo un programa de corte en inglés, que se llama Cristina’s Court y lo transmite FOX. Este es nuestro tercer año al aire y ha sido una bonita experiencia, pues además de ayudar a la gente que va allí, en el 2008 ganamos el premio Emmy en la categoría de shows de asuntos legales contra otros programas veteranos como The People’s Court y otros shows. Gracias a Dios, con ese Emmy, mostramos la calidad que tiene el programa.

¿Por qué la gente que va a su programa quiere mostrar públicamente asuntos que son privados?
Mira, esa pregunta me la hace mucha gente que me dice: “bueno, Cristina, ¿por qué la gente se quiere aventar en medio de millones de personas a exponer la ropa sucia?” y yo les explico que la atracción no son los 15 minutos de fama que van a tener ni es el dinero. Ellos quieren establecer y mostrar que tienen la razón, que alguien los hirió tan mal, que quieren exponerlos públicamente y que se les conceda la razón.

Hay quienes todavía piensan que muchos casos son inventados…
No es así, pues los casos que se escogen son casos tomados directamente de la corte de quejas menores. Ellos escogen ciertos casos que están allí archivados y que sabemos que van a ir bien con el programa. Vamos a la corte y como todo es información pública, los productores llaman a la gente y les explican que nos encantaría exponer sus casos y si ambas partes están interesadas, se firma un acuerdo entre ellos donde se dice que la decisión que yo tome en el programa es la palabra final. Son historias reales sacadas de la vida real y aceptan ir porque saben que no los vamos a poner en ridículo.

Muchos de los invitados son latinos, ¿será que a la gente hispana le gusta exhibir más sus problemas en televisión?
Al programa va toda clase de personas, van norteamericanos, latinos, afroamericanos, en fin, hay personas de todas partes del mundo y no creo que sea una cosa latina, pues todos nos tenemos que medir como seres humanos, todos tenemos emociones y valores morales. Lo que cambia es el origen, pero uno se enoja igual, uno siente rencor igual, eso no cambia. A todos nos duelen las cosas igual y por eso no podemos decir que mostrar sus problemas es un asunto de los latinos.

Juez, ¿y en la casa es igual de brava como en el programa?
(Risas) No, yo no creo que sea brava. Cuando uno graba, uno se expone 22 minutos y hasta menos, y no sé si esa es la imagen que se ve. Lo que pasa es que cuando la gente necesita una palabra cariñosa, se la doy, pero cuando necesita que le hablen fuerte, pues así les hablo, pero no es que sea brava; al contrario, para que alguien me haga enojar se demora mucho. Yo soy de las que escucha mucho. En mi casa eso es lo que hago con mi esposo, yo lo escucho antes de ponerme a pelear porque las personas necesitan que alguien les de el oído.

¿Qué cosas si le hacen pegarle al martillo y decir “momentito”?
Lo que me hace enojar más es cuando las personas no se respetan el uno al otro, porque si nos faltamos el respeto uno al otro no queda nada, y también si no respetamos la ley, porque si no la protegemos, ¿quién lo va a proteger a uno? Me molesta ver que hay gente en esta sociedad que se cree más importante que la ley.

¿Le gustaría algún día actuar en una telenovela o en otro tipo de programas?
Mira, yo no soy actriz, yo soy abogada y lo que hago en el programa es ser súper natural. No voy tratando de ser graciosa o ser emocional o una persona que no soy porque entonces todo el mundo va a pensar que uno es falso. A mí me gusta la ley, soy apasionada con eso y me gusta entretener. Yo no sé si serviría como actriz, pero de pronto podría tratar, por qué no.

You May Like

EDIT POST