jpi studios
People Staff
July 16, 2008 AT 12:00 PM EDT

Bastante deprimido y triste por lo que ha sido su vida en los últimos meses, el cantante Cristian Castro aseguró que su carrera artística está en el peor momento, situación que atribuye a su todavía esposa, Valeria Liberman, con quien ha tenido fuertes diferencias en medio de la demanda de divorcio millonaria que le interpuso.

“Yo no tengo dinero, soy una persona artísticamente que estoy en el suelo, ella tiene todo. A mis conciertos no va el público. A pesar de que me contratan, a los únicos que les intereso es a la prensa amarilla, mi carrera cayó con Valeria, la gente no está invirtiendo en mí”, dijo el intérprete de “Azul”, de 33 años, en una audiencia en una corte de Miami, FL, donde la madre de sus hijos pidió que le dé 25 mil dólares mensuales por manutención . Cristian le ofreció 5 mil.

“Nadie me quiere, excepto la prensa amarilla”, reafirmó el hijo de Verónica Castro al juez Jerald Bagley, ante quien sus abogados describieron a la argentina como una mujer que gasta demasiado y que quiere aprovecharse de la situación. Por su parte, la defensa de Liberman, de 33 años, dibujó al Gallito Feliz como un artista que tiene grandes ingresos y que está en capacidad de garantizar que sus hijos mantengan el alto nivel de vida que hasta ahora han tenido.

Los problemas de la pareja se agudizaron a finales del año pasado y, en febrero de este año, Liberman interpuso al demanda de divorcio, aduciendo violencia doméstica y poniendo en duda las preferencias sexuales del cantante. Un juez incluso le prohibió a Cristian ver a sus hijos Simone, de 3 años, y Mikhail Zaratustra, de seis meses, y le ordenó someterse a terapias sicológicas y siquiátricas.

You May Like

EDIT POST