Azteca América
José R Pagán
September 08, 2011 AT 05:00 PM EDT

Entre los muchos que se motivan a contarle sus dilemas existenciales a Rocío Sánchez Azuara, frente al lente de Cosas de la vida (Azteca América), figura un numeroso grupo de hispanos procedentes de varias ciudades de Estados Unidos. Sus historias son el ingrediente principal de una nueva temporada que tendrá el programa, a partir del próximo 12 de septiembre.

De forma simultánea con las ediciones que la presentadora realiza para la audiencia mexicana, irá al aire cada noche, a las 8:00 pm, hora del este, la serie pensada para el amplio sector de público latino. A tono con esto, el equipo de producción hizo un sondeo para conocer sus inquietudes y preocupaciones. Las grabaciones iniciaron hace una semana y media con una temática muy diversa, sobre la cual nos habló la conductora.

“Hay un tema que en lo personal quiero tocar porque me parece importante, y es la homosexualidad. En México, por ejemplo, está aprobado el matrimonio gay, pero siento que se asustan mucho con el tema. No veo por qué hacerlo, pues son personas iguales que nosotros, con asuntos diferentes que resolver, pero debemos verlo con naturalidad”, explicó Sánchez Azuara. Otro de los asuntos del que se hablará pronto es la inmigración para, según ella, dejar planteado cómo las familias se van desintegrando. La distancia, dijo, va separando a las personas y los lleva a formar nuevas núcleos sociales.

El proceso para participar es simple. Solo hay que estar dispuesto a ir al programa y animarse a contar las historias. La producción costea el transporte, hospedaje y, además, ofrece la opción de recibir ayuda de especialistas, que según el caso pueden ser abogados, sicólogo o doctores.

“El objetivo personal es darles ayuda a todos, dar más conciencia a través del programa, aprender de las historias que se presentan y aprender a dar soluciones”, agregó Sánchez Azuara. “Tú eres el que busca la solución. La decisión final es la tuya. Este tipo de programa nos puede ayudar a enriquecernos como seres humanos y aprender que en el día de mañana podemos conocer a alguien que atraviese por la misma situación que presentamos”.

La presentadora de televisión acepta que este tipo de formato puede provocar reacciones opuestas en el público, pues así como algunos lo disfrutan, están los que muestran apatía hacia asuntos que antes se suponían privados y ahora se tratan con protagonismo en la televisión. Desde su perspectiva, sólo puede sentir “admiración” hacia sus invitados.

“Es difícil filtrar nuestros problemas para que los demás nos critiquen, se espanten o nos aplaudan. Esa valentía merece respeto. Trato de ver el lado positivo de las cosas para evolucionar y ser mejor ser humano. Y eso le hago ver a la gente que se anima a compartir sus historias”.

Mientras realiza las dos versiones de Cosas de la vida, Sánchez Azura tiene varios proyectos bajo el brazo que presentó a la empresa, algunos en carácter de productora. Fueron bien acogidos, indicó, pero le falta tiempo para llevarlos a cabo.

You May Like

EDIT POST