Getty Images
jrotulo
July 16, 2013 AT 02:05 AM EDT

Para la película independiente McCanick, Cory Monteith no audicionó para el papel de un adicto a las drogas que es enviado a prisión por asesinato, sino que en lugar de eso le habló al director Josh C. Waller de su pasado.

“Contó bastante”, dice Waller a People sobre su reunión para la película que se filmó en septiembre pasado. “Él decía: ‘Yo puedo hacer este personaje. Conozco a este personaje. Yo era este personaje. He vivido elementos de esto’. Dijo: ‘Yo fui un joven con problemas'”.

Menos de un año después volvieron a surgir las preguntas sobre si su pasado volvió a golpear cuando el actor de la exitosa serie Glee, de 31 años de edad, fue encontrado muerto en un cuarto de hotel de Vancouver, en su natal Canadá.

Aún se espera la confirmación sobre la causa de su muerte, que se desprenderá de los resultados que arrojen la autopsia y exámenes de toxicología que se le practicaron este lunes al cuerpo de Monteith. “Realmente no sabemos”, dijo Barbara McLintock, portavoz de la autoridad forense.

RELACIONADO: Cory Monteith estaba “de muy buen humor” dos días antes de su muerte 

En abril pasado, el actor canadiense pasó un mes en rehabilitación para tratar su adicción a sustancias, y había hablado abiertamente sobre su lucha de toda la vida contra el abuso de sustancias.

En una aparición en el programa Inside the Actor’s Studio el año pasado, Monteith dijo que sus problemas con las drogas y el alcohol empezaron cuando “tenía unos 12 años”.

Monteith fue a 16 escuelas diferentes, incluyendo algunas que ofrecían programas alternativos para “chicos problemáticos”, antes de abandonar por completo a los 16 años.

Para ese entonces su uso de drogas ya se había vuelto “un serio problema” y, como reveló él mismo en una entrevista con la revista Parade en 2011, consumía “lo que fuere en la mayor cantidad posible”.

RELACIONADO: Lea Michele pide privacidad tras la muerte de su novio Cory Monteith 

Precupada de que su hijo podría morir, la madre de Monteith y un grupo de amigas llevaron a cabo lo que en estos casos suele llamarse “una intervención” cuando el actor tenía 19 años. “Hice (la rehabilitación) pero luego volví a hacer exactamente lo que hacía antes”.

El momento de la verdad llegó cuando Monteith fue sorprendido robando “una cantidad significativa de dinero” a un familiar. Se le dio un ultimátum: o dejaba las drogas y el alcohol o iba a la cárcel.

“Cambié mi vida por completo”, admitió. “Me mudé a otra ciudad, a vivir con una amistad de mi madre que estaba en recuperación de sus adicciones, y decidí que iba a empezar a tratar de aprender cómo actuar (ante la situación)”.

Tras mudarse a Los Ángeles y obtener el rol del estudiante Finn Hudson en Glee en el 2009, Monteith hizo un gran esfuerzo por mantenerse sobrio y libre de drogas.

Cuando se le preguntó en el show canadiense George Stroumboulopoulos Tonight si había tenido que luchar contra sus adicciones en Los Ángeles, contestó: “No. Sólo redoblo mis esfuerzos en lo que estoy haciendo”.

RELACIONADO: Los famosos expresan su tristeza por la sorpresiva muerte de Cory Monteith 

Monteith se apoyaba mucho en su novia y coprotagonista Lea Michele, quien brindaba su respaldo a este hombre a quien llamaba su “mejor amigo”, y lo esperó mientras estaba en rehabilitación.

Aún no está claro qué fue lo que pasó luego de Monteith llegó a Canadá e hizo el check-in en el hotel el 6 de julio (Michele se había quedado en Los Ángeles). Él y su mánager cenaron el jueves por la noche con Maureen Webb, cofundadora de la Project Limelight Society, quien dijo que al actor se lo veía “tan bien, tan saludable”.

La policía dice que la noche siguiente, Monteith y tres personas no identificadas abandonaron su cuarto de hotel y que el actor regresó solo alrededor de las 2:15 a.m. del sábado. Una empleada del hotel encontró el cuerpo sin vida del Monteith poco después del mediodía, cuando notó que el actor no había hecho el check out.

En su entrevista con Parade en el 2011, Monteith dijo que si bien podía resistir las tentaciones de Hollywood, “no puedo descartar por completo que nada de eso vaya a suceder”.

“Pero”, agregó, “no puedo ‘desvivir’ la vida que he vivido”.

You May Like

EDIT POST