Photo by Julian Finney/Getty Images
August 04, 2016 AT 09:46 PM EDT

¿Qué es lo que mueve a un deportista? La tenacidad, entrega, los retos, pero por sobre todas esas cosas, lo que más los impulsa es la pasión. Así, con ese motor es como Brenda Martínez llega a Río 2016, con la esperanza puesta en una meta que se ha puesto desde que salió de su casa en Upland, California.

La historia de Brenda está llena de retos y metas alcanzadas, pero el camino no lo ha corrido siempre sola. Sus padres de origen latino impulsaron sus sueños desde que era muy pequeña, sin permitir que las carencias económicas fueran un límite. Su padre se llama Andrés, y de su trabajo como jornalero y plomero, completaba lo suficiente para que Brenda tuviera tenis para entrenar todos los días; mientras su madre, Rosa María trabajó limpiando pasillos de hoteles y vendiendo tamales para poder costear las competencias de su hija, que eran en el interior del país.

Desde muy chiquita, Brenda tuvo la convicción de que quería ser corredora, cuando terminó la secundaria, muchas puertas se le cerraron y por un momento pensó que su sueño se vería truncado por falta de oportunidades, hasta que llegó a su vida el entrenador Joe Vigil, quien vio en ella a una campeona hecha de una madera muy difícil de roer.

Ella está por cumplir 29 años el próximo 8 de septiembre y también está por cumplir un sueño en Río de Janeiro, Brasil, llegar a los Juegos Olímpicos para correr la prueba de 1,500 metros, no fue para nada fácil, pero con este logro también se demostró que los imposibles no existen para ella, ya que en su cabeza sólo encuentra pasión por la pista, amor por la velocidad y entrega en cada milésima de segundo que haga la diferencia en una competencia.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

BRENDA CUIDA LOS PASOS DE OTRAS CHICAS

Una historia como la de Brenda Martínez es un ejemplo de tenacidad y amor por lo que hace, es por  eso que ahora el trabajo de esta corredora va más allá de entrenar todos los días. Ella ayudó en la fundación del centro Big Bear Track Club, en su ciudad, Big Bear Lake; en este centro, las chicas que llegan reciben ropa, cuidados y  tenis necesarios para tener un entrenamiento óptimo.

El trabajo de Martínez para las chicas que acuden al centro es con la intensión de ayudarlas a entrenar, así como también les dona zapatos deportivos,  los mismos que para ella fue tan difícil tener cuando era niña.

“Cada verano llevo este campamento en el que además de entrenarlas en la pista, se imparten seminarios para mejorar su autoestima y hacer personas más positivas… Yo nunca pensé que este campamento podría impactar de tal manera en la vida de las chicas”, indicó Brenda Martínez en uno de los videos que la marca deportiva New Balance ha hecho sobre ella. 

You May Like