Getty Images
Andrés Martínez Tutek/NYC
July 29, 2008 AT 06:00 PM EDT

Dos semanas después de haber salido de Vietnam con la corona de la mujer más bella del universo sobre su cabeza, la venezolana Dayana Mendoza pasó por People En Espanol.com y sin ningún reparo, abrió su corazón y nos dijo cómo vivió los momentos de su elección, cómo han sido sus primeros días tras ser nombrada Miss Universo 2008, a qué le tiene miedo y qué le gustaría hacer.

Mendoza, de 22 años, dejó ver no sólo que es una joven hermosa sino que por encima de esos profundos ojos verdes que tiene, sus mayores atributos son el carisma, la simpatía, y ante todo, que en ella reina la inteligencia y la personalidad.

Dayana, ¿cómo te sientes con esa corona en tu cabeza?
Uy, obviamente muy contenta con el resultado, porque gracias a Dios todo se me dio como tenía que haber sido, pero la verdad es que todavía estoy como en shock y como que no me he dado cuenta de lo que ha pasado. Todo esto ha sido tan rápido y han sido tantas emociones juntas, que todavía estoy impresionada con el impacto. Todavía no lo creo, Dios mío.

La verdad, ¿qué pensaste cuando ya estabas sola con Colombia a punto de que anunciaran a la reina?
En realidad estaba tan en shock y tan a la expectativa, que no estaba pensando mucho, créeme. Yo lo único que hice fue agarrarle las manos y le dije que ambas ya éramos ganadoras. Ahí se lo dejé todo en manos de Dios y dije, que sea lo que él quiera.

Pero imagínate que en este Miss Universo no eras reina sino jurado… ¿A quién le hubieras dado la corona?
Uy, no podría responder eso, porque no sería justo, pues elegiría quizá a una persona sin ser muy imparcial. No sé, pero déjame decirte algo, si fuera jurado, supongo que el voto sería privado y por eso, igual no te podría decir a quien escogería (responde con mucha simpatía).

Cuatro latinas llegaron al top 5, ¿qué crees que tienen las latinas que siempre pegan tan fuerte en Miss Universo?
Bueno, muchas cosas. La gente en Latinoamérica tiene la virtud de tener la mezcla de culturas, un poquito de italiano, de español, un poquito de portugués, y entonces, definitivamente creo que esa mezcla es la que nos hace tener tanto sabor y ser muy interesantes.

Cuéntale a nuestros usuarios, ¿quién es Dayana Mendoza?
Bueno, yo soy una persona bien sentimental, soy bien independiente y tengo un defecto grande y es que soy muy perfeccionista. Me gusta pasarla bien, disfrutar cualquier momento al máximo. No me gustan las mentiras, ah, y también soy de las que lloro por todo (dice con una tremenda sonrisa).

¿Qué le dices a quienes piensan que los concursos de belleza sólo explotan la imagen de la mujer?
Les puedo decir que los entiendo perfectamente porque yo pensaba igual antes de estar en uno, pero también les digo que es muy fácil juzgar algo que no se conoce.

Una prueba que muy pocas reinas pasan en Miss Universo es cuando responden la pregunta final, ¿crees que es por falta de preparación intelectual?
No creo que sea fácil responder frente a millones de personas en un idioma que no es tu primera lengua. No es fácil dar una respuesta que el público quiera escuchar y que tú también y que forme parte de tu personalidad. Me parece que el nivel intelectual no necesita ser de universidad, ni necesita ser de muchos grados, necesita ser de experiencia, de vida y de valores, valores familiares e intelectualidad natural.

Y hablando de idiomas, dicen que eres una mujer muy inteligente, pues hablas tres o cuatro, ¿no?
Pero es que.. (se torna seria), y si hablase solamente uno, ¿entonces qué?, ¿eso significaría que no soy inteligente? La inteligencia de una mujer no puede medirse por el número de idiomas que alguien hable. La inteligencia forma parte de tu personalidad, de tu manera de ser y muestra tu manera de pensar. No creo que necesariamente tengas que hablar varios idiomas para ser necesariamente inteligente.

Desde que te coronaron en Vietnam, tú vida ha sido un “corre corre”. Si una hada madrina te concediera un día completo para hacer lo que tú quisieras, ¿qué harías?
Uy, me encantaría dormir. Dormir todo el día, aquí en Nueva York o en cualquier parte del mundo, pues estuvimos en Vietnam un mes completo durmiendo sólo tres o cuatro horas todos los días y entonces uno tiene un cansancio acumulado.

¿Cómo han sido estos días como Miss Universo?
Bastante ocupados. A las 5 de la mañana ya estoy levantada y mi día va como hasta las 11 de la noche. Un día normal es un día de trabajo. Levantarse temprano, desayunar, trabajar todo el día en la calle, llegar a la casa, bañarse, cenar y dormir.

Cuando eras niña, ¿jugabas a ser reina?
No, la verdad no fui de las que jugué a ser reina, pero un día en una parada de autobús, el que es ahora mi manager, se me acercó y me dijo que si me gustaría modelar. Me dio su tarjeta. Al principio fui renuente, pero luego de tres semanas fui a su agencia con mi papá. Firmamos un contrato, y a los dos o tres años ya estaba en Nueva York trabajando como modelo.

¿A qué le tienes miedo en la vida?
A la oscuridad.

Sí tuvieras los poderes para terminar con algo en el mundo, ¿qué harías?
Acabaría con la violencia, porque no tiene sentido y con las guerras porque son sinónimo de mediocridad.

You May Like

EDIT POST