getty images
Ernesto Sánchez / NYC
October 01, 2007 AT 02:00 PM EDT

Para quienes siguen la carrera de Gloria Trevi, la primera sesión de escucha de su nuevo álbum, Una rosa blu, resultará sorprendente: No suena a la Trevi desgarradora, aquella que revelaba que “hoy se iría de casa”, confesaba que “se sentía tan sola”, y se lamentaba por las “ellas que nunca fueron ellas”.

Por el contrario, Trevi, ahora ya de 39 años, con su segundo álbum de estudio tras haber salido de la cárcel –dejando atrás el escándalo y los rumores sórdidos que sacudieron su vida– se muestra con tesitura de voz perfecta, con líricas positivas, una instrumentación nunca antes presente en sus discos, y quizá inesperadamente, con un dejo de felicidad en sus canciones.

Y así es como se escucha la Trevi en la entrevista: Contenta, satisfecha… aunque eso no significa que ya sienta que la vida le devolvió los años que vivió en el escrutinio público.

“Ay no, yo siento que a la vida le falta mucho por devolverme. ¿Qué te pasa? En 80 años de vida que me faltan, todavía no me devuelve todo”, dice asertiva.

Pero la Trevi en todo momento hace lo posible por dejar el pasado atrás, e incluso no le gusta hablar ya de él. Sin embargo, siempre hay personas que se encargan de venir a revolverle lo vivido, como Judith Chávez {Ga-bí}, ex de Sergio Andrade, quien hace unas semanas aseguró que la hija de la Trevi, Ana Dalai, estaba viva, lo cual provocó la hospitalización de su mamá, doña Gloria Ruiz.

“Yo tengo un chip que dice on/off. A mí me dolería un comentario negativo de mi madre, mis hijos, mi novio, o la gente de mi equipo de trabajo que sí me conoce y está cerca de mí. Pero cuando escucho algo como eso, pongo mi chip en ‘off’ y me apago. Cuando viene de gente que ni me conoce, no tiene sentido. Y si es alguien que dizque me conoce, pero habla por un interés económico, tampoco me preocupa. Trato de entender lo difícil que es estar en este mundo y no haber encontrado el talento positivo que Dios te dio para dar luz al mundo y a nuestras vidas”.

En las entrevistas posteriores al haber salido de la cárcel absuelta de todos los cargos, Trevi nunca dejó asomar una pizca de rencor, enojo o impotencia por algunos de sus detractores, ni por Paty Chapoy (quien sacó a la luz el Trevi-escándalo), ni quienes declararon en su contra, llámese Karina Yapor o Aline Hernández. Hoy en día, confiesa que sí hubo un gran dolor.

“Decir ‘nunca’, te mentiría. Soy un ser humano y de repente me da sentimiento, dolor, pero nada que haya logrado oscurecer mi vida. Muchas personas que me hicieron daño, y que fueron detractoras mías, ahorita, me han buscado para que les dé trabajo, les dé entrevistas, o para que las perdone. Pero todo eso está en las manos de Dios. Yo estoy enfocada en el presente y en el futuro. Así que por favor, tú no me regreses para atrás “, declara.

Tras esta petición, nos vamos al tema del matrimonio. Su novio, Armando Gómez, de 38 años, ya le dio anillo de compromiso y pronto habrá boda en Monterrey, México.

“¿Quién dice que va a ser en Monterrey? Puras palabras que ponen en mi boca, ja, ja. Fíjate que ahorita necesito un tiempito en diciembre o enero, para planear todo lo de la boda para el año que entra. Ahora no puedo decir nada porque no tengo nada planeado. Ahora estoy totalmente enfocada con el lanzamiento del disco”.

Y su producción, Una rosa blu, es lo que nos atañe en este momento, así que regresamos la conversación a su séptimo disco de estudio, después de haberse reinventado de alguna manera con la canción “Todos me miran”, incluida en su Trayectoria y que se convirtió en una de los temas más populares de toda su carrera. Su primer sencillo, “Psicofonía”, sigue la línea bailable de “Todos me miran”, pero el resto del álbum –que por cierto se llama Blu y no Blue por decisión ajena a Trevi– es totalmente distinto.

“Quise que el disco se llamara así porque me identifiqué mucho con la canción. Ese tema me hizo llorar, saca muchas cosas positivas de mí, porque quiero que el mundo vea a las ‘rosas azules’ como yo las veo. Una rosa azul es un niño con una capacidad con diferente, es un niño que no nació pero que de todos modos hizo madre a una mujer. Aunque no haya nacido, aunque no haya vivido, el tener una vida dentro de ti cambia tu vida”, cuenta con algo de nostalgia.

{Una rosa blu}, canción por canción descrita por la Trevi, en la siguiente página.

– Psicofonía: “Cuando yo estaba chiquita, estuve mucho con mis bisabuelitos. Ellos se amaban y eran el ejemplo de que el amor es para toda la vida. Cuando mi bisabuelito murió, mi bisabuela lloraba tanto que de repente lograba que se moviera la mesa. Ella hablaba con mi bisabuelito. Decía que también se le aparecía en forma de un pajarito que le cantaba en una ventana. Entonces esas cosas me dejaron una huella y me hicieron creer que el amor existe más allá de la vida”.

– Pruébamelo: “Es una canción descarada. ‘No me traigas flores, no me digas que me quieres, a mí pruébamelo, pero pruébamelo bien’. Tiene el doble sentido de la Trevi”.

– Lo que una chica por amor es capaz: “Es la canción más pende… que te puedas imaginar. Es la Trevi a los 15 años”.

– Una rosa blu: “Es clásica, tiene saxofón, y da una cara de la Trevi que no están muy acostumbrados a ver”.

– Inmaculada: “Tiene una dedicación especial a las muertas de Juárez. Esa canción es muy intensa, la canté llorando”.

– Doña Pudor: “Es un súper pop para bailar en la disco, pero con una letra irónica, profunda. Mira lo que dice ‘Tenía la sonrisa podrida porque nunca la usó, por eso las cosas de sus bocas salían apestosas, llenas de rencor’, y hay gente a la que le va a quedar el saco.

– La vida te va: “Es caribeña, tiene acordeón, y hay una fusión impresionante de dos culturas latinas”.

– El favor de la soledad: “Es una maldición para aquel que te haya dejado llorando, te lo arranque de la piel desde donde esté y lo haga sentir lo que yo siento, para que él regrese a mí”.

– La calle de la amargura: “Tiene su mariachi, su pop y su country. Es como la mexicana que se enamoró del gringo en esta época actual. Tiene esa fusión, y te la tienes que echar con un tequilita”.

– Cinco minutos: “Es un rock pop padrísimo, a mí me encanta ésta para segundo sencillo”.

– Lo que te toca, te toca: “Es un dueto con Olga Tañón. Es adrenalina pura. No hay una competencia entre Olga y la Trevi por cantar. Es una interpretación y energía. Dos mujeres que la hemos pasado dura, pero nos hemos levantado y hemos triunfado, y le comunicamos el secreto a toda la raza”.

You May Like

EDIT POST