Cortesía Media Connection
Vicglamar Torres/NYC
May 11, 2011 AT 05:10 PM EDT

José Ignacio Cabrujas dijo una vez que Latinoamérica creó la telenovela, porque el continente es una telenovela en sí mismo. Más allá de la ironía del laureado escritor, ésta geografía se caracteriza por la alta factura de sus telenelovelas y, el actor colombiano Christian Tappan, comenta que se siente feliz de: “ser parte de este mundo mágico que son las telenovelas y tener la oportunidad de vivir de esta carrera fantástica que es la actuación. Es un privilegio”, asegura el histrión que da vida a Willy, un atípico policía que encarna en La Reina del Sur.

“Los actores tenemos la oportunidad de vivir muchas vidas y eso es muy divertido ¿Te imaginas? Podemos ser santos, demonios, querer, matar, todo”, comenta el actor para quien el “don de desdoblarse, de meterte en la piel de otro es como una cosa muy grande, que te enseña inclusive a conocer mejor a los seres humanos. Paseas por tantas psicologías individuales que terminas entendiendo los actos más insólitos de un ser humano, lo que no quiere decir que lo compartas o que lo aceptes”, tal es el caso de la famosa Teresa Mendoza, la reina del narcotráfico a quien se ha empeñado en atrapar en LA Reina del Sur (Telemundo).

“Willy está obsesionado con Teresa, con atraparla y entregarla a las autoridades”, comenta el actor. “Yo no sé si una vez que lo haga, si es que logra hacerlo, cuál sera su futuro como policía o en la vida, porque su objetivo de vida es atraparla”, comenta Christian, mientras se ríe pícaramente al dejar a los lectores de PeopleEnEspanol.com con la curiosidad de si su personaje logra o no su cometido.

“Si les digo no tiene gracia”, dice este hombre que creció dentro del mundo de la televisión. “Sí, llevo 29 años en este oficio y me siento feliz y bendecido”. En su carrera ha hecho innumerables personajes como Raúl Escobar, en El Clón (Telemundo) y Poncho, conocido como “Boliqueso”, ambos mujeriegos empedernidos que le han dado muchas satisfacciones al actor.

“Fíjate que con Poncho– de la telenovela Vecinos (Caracol)– pasó algo muy curioso. Todavía hoy la gente me grita en la calle en Miami, Bogotá, Caracas, donde sea que esté ‘epa Boliqueso’. Una vez me paró una señora, bastante mayor y me echo un regaño como de media hora por sinvergüenza y abusador. Me decía: ‘ojalá que ningunas de esas bobas se quede con usted, atrevido’. Otra vez en un restaurante, un señor se paró y me dio un abrazo para felicitarme porque Boliqueso era un héroe”, comenta entre risas el actor.

A pesar del éxito que ha conseguido con algunos de sus personajes, él no se apega a ninguno. “No, para nada. He tenido la suerte de trabajar en proyectos maravillosos y de disfrutar de personajes estupendos, pero una vez que se acaba el proyecto se acaba. Vivo el personaje en su momento después le digo adiós. Sé decirle adiós a mis personajes”.

Sin embargo, confiensa que en ocasiones no se le hace tan fácil dejar ir a un personaje y meterse en la piel de otro. “Yo trabajo mi personajes desde lo que le llamamos en actuación el cuerpo neutro. A veces me ha pasado que los proyectos coinciden, que no he terminado de hacer algo cuando ya estoy empezando otra cosa. Y, como uno es humano se da cuenta que está repitiendo el personaje. Ahí lo que hago es que respiro me tomo un tiempo, veo dónde están las fallas. Ajusto y, ya. Es parte del trabajo de uno lograr que tus personajes se diferencien, hasta cuando repites estereotipos o prototipos. Por ejemplo si haces un mujeriego como Poncho, no vas a hacer siempre el mismo mujeriego”, comenta el actor cuyo sueño profesional es hacer más cine.

“Me gustaría hacer una buena película. Mi sueño es verme en la gran pantalla en un proyecto que me enamore”. A nivel personal, se siente realizado y feliz con su vida. “Creo que tengo suerte en tener una familia bella y eso es muy importante para mí”. Se siente feliz con su esposa, su pequeña hija Luciana y su nuevo bebé que viene en camino.

You May Like

EDIT POST