Nevarez Communications
jpagan
October 14, 2011 AT 10:58 PM EDT

 
Hoy es un día importante en la carrera musical de Chino y Nacho. Estrenan su proyecto discográfico Supremo,  del que ya compartieron en radio el tema “El poeta”, una historia de amor prohibido que sirve como muestra del romanticismo que envuelve a este nuevo repertorio. Aún queda mucho por conocerse sobre esta propuesta, de la que el dúo venezolano explica los detalles.
 
Para Supremo, los chicos tuvieron cuatro participaciones especiales. Se les unen el salsero Luis Enrique y Jay Sean, cantante británico que ha grabado con Sean Paul y Rihanna. También estuvo con ellos Taboo, de The Black Eyed Peas, para aportar un merengue electrónico y Ana Isabel, su “gran amiga” de Puerto Rico, pero estas dos últimas participaciones se guardarán para le edición especial de Supremo, que será lanzada a principios del año próximo.
 
“Es un álbum con mucho sentimiento, hecho entre aviones, hoteles y aeropuertos”, explicó Chino. “El resultado demuestra el sonido que nos define. Tenemos formas muy distintas de componer y esta vez de las letras se encargó Nacho. La musa te puede llegar en un restaurante, por eso procuramos tener un papel y lápiz para plasmar ideas. No hay formula especial para crear canciones”.
 
Uno de los grandes méritos que los cantantes le ven a este nuevo disco es que les permite seguir definiendo un estilo, en cuanto a fusiones musicales se refiere. “Al principio muchos pensaron que éramos cantantes de reguetón, pero se han dado cuenta de que tenemos más chispa de merengue en nuestra música, una fusión tropical”, agregó Chino. “Somos unos chamos nuevos en la escena internacional, así que estamos construyendo mucho y ojalá la gente nos regale la oportunidad de hacer muchas cosas”.
 
Ambos cantantes enfatizaron en que su música es muy diferente al regaaetón. Por eso prefieren vestir con corbata y no con bling bling; por eso también son juiciosos con los piropos que utilizan para referirse a las chicas. “Hubo una época en la música urbana en la que en muchos países, con el movimiento conocido como perreo, que se referían a las chicas de otra manera, quizás por falta de capacidad poética”, continuó el joven de 26 años. “Venimos de un país donde estamos acostumbrados al romanticismo. A las chicas les gusta la música urbana, pero es mejor con un contenido poético, con mensajes para conquistarlas como damas. Le dices a una chica ‘gata salvaje’ y dudo que ese mensaje perdure mucho tiempo. Cuando llegamos con ‘Nina bonita’ le dimos un nuevo aire al movimiento urbano, diciendo a la gente que no hace falta hablar de cosas malas para rumbear y pasarla bien. Es nuestro más grande aporte”.
 
Chino y Nacho estuvieron recientemente en Chile y Uruguay. Continuarán en otros países latinoamericanos como parte de una cruzada musical que, según ellos, les tiene trabajando sin pausa hace casi cuatro años. “Es la recompensa a la entrega y al trabajo.  No es tan difícil llegar, si no mantenerse”, afirmó Nacho. “Estamos sorprendidos con lo que está pasando. Nuestra música se sigue colando por todos lados, entre niños, jóvenes y abuelos. Eso nos tiene con el corazón lleno”.
 
Jesús Alberto Miranda (Chino) y Miguel Ignacio Mendoza (Nacho) lucen muy optimistas con la acogida de la que goza su creación musical. No lo imaginaron, coinciden, y aún recuerdan cómo empezó todo. Antes de todo esto, Nacho intentó varias carreras. Comenzó a estudiar ingeniería electrónica, luego trabajó en radio y formó una agrupación. Siguiendo el consejo de su madre, luego optó por estudiar leyes, pero surgió la oportunidad de participar en el programa de telerrealidad donde conoció a Chino.
 
Por su parte, Chino tomaba clases de canto y baile. A los 14 años su madre le permitió hacer una pausa en los estudios para grabar un disco. Luego, quiso completar un grado en idiomas modernos, pero por los compromisos le fue difícil terminar. “La música nos atrapó”, resumió Nacho.

You May Like

EDIT POST