People en Espanol logo

Manténgase conectado

Suscríbete

Anúnciate con nosotros

Más

Skip to content

Article

A Carolina Sandoval la maternidad casi le cuesta el matrimonio

Publicado

Nick Hernández y Carolina Sandoval
Alexander Tamargo/Getty Images

La presentadora de Suelta la sopa (Telemundo) Carolina Sandoval confesó que pasó momentos difíciles con su esposo Nick Hernández después del nacimiento de su bebé, Amalia Victoria.

“Es difícil. Casi me divorcio en el postnatal”, dijo a Adamari López en una visita al programa matutino Un nuevo día, de la misma cadena.

“Mi esposo es maravilloso. Es como una mamá sin senos”, añadió de su pareja, quien asegura la ayudó a cuidar a la niña.

Sin embargo, el estrés de los primeros meses ajustándose a su nueva vida como padres y varias complicaciones de salud causaron tensión. “Yo necesitaba que todo volviese a la normalidad. Yo estaba desesperada. Yo viví un postnatal bonito, con mucho afecto, pero fuerte”, reveló la venezolana, quien sintió presión de adelgazar tras dar a luz para regresar ante las cámaras.

“Mucha gente me preguntaba: ‘¿Ya te pusiste flaca?'”, recordó.

RELACIONADO: Carolina Sandoval habla de su bebé Amalia Victoria

Sin embargo, según Sandoval, el apoyo de su esposo, su madre y su primogénita Bárbara Camila, le permitieron salir adelante pese a complicaciones de salud.

“Me dicen que la niña presenta una infección porque mi placenta se infectó porque yo tenía un liqueo, una filtración del líquido amniótico que iba saliendo poco a poco”, recordó sobre el peligro de que la bebé se quedara sin este líquido y le faltara oxígeno.

“Gracias a dios y al equipo de médicos eso se pudo superar”, afirmó. 

Sandoval también tuvo una infección en la herida que le dejó la cesárea. “Esa infección me dio producto de un punto que no terminó de sellar por dentro y me inflamé, los doctores eran terribles”, contó. “Eso fue un caos”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La presentadora venezolana resaltó que ya se siente bien físicamente y anímicamente, pero el proceso no fue color de rosa. “Estuve muy triste. La palabra ‘depresión’ trato de alejarla de mi vida”, concluyó. “Yo luchaba con no deprimirme para poder recuperarme pronto, pero lloraba mucho”.