NBC
Judith Torrea / NYC
October 10, 2008 AT 04:00 PM EDT

La serie Lipstick Jungle (NBC) tiene ahora al multifacético Carlos Ponce, de 35 años, en su reparto y algunas, como Victoria (Lindsay Price) ya han descubierto el encanto de la estrella boricua.

Ponce interpreta a Rodrigo, un contratista de la construcción que vuelve loca a Victoria (Lindsay Price). Comen hot dogs juntos, lo espía a través del circuito de seguridad e incluso van de compras a la medianoche.

En Lipstick Jungle –basada en el libro de la misma autora de Sex and theCity – con las actrices Brooke Shields, Lindsay Price y Kim Raver ­ no sólo están encantados con la personalidad afable de Carlos Ponce, sino por su química profesional con Lindsay Price.

“Obviamente Carlos es muy, muy sexy. Pero realmente lo que nos convenció [para elegirlo] fue la calidez y la amabilidad con la que interpretó a Rodrigo en su audición”, afirma Oliver Goldstick, productor ejecutivo de la serie. “Lindsay Price, quien interpreta a Victoria, posee una cualidad similar, y creímos que los dos tendrían una química terrorífica juntos, algo que se ha comprobado en un cien por ciento”.

La gran sorpresa para sus compañeros fue ver a Carlos Ponce como pez en el agua en su papel en el oficio de la construcción.

Recuerda Ponce: “La directora dijo que le gustaría que el talento usara la sierra (en una escena).. finalmente se lo aprobaron pero tendría que bajar un profesional para que me diera una lección. Yo les dije, ‘¡no se preocupen!, yo lo voy a hacer, yo tengo [en casa] una sierra el doble de tamaño que ésta'”¨, recuerda Ponce, casado y padre de 4 hijos. “El tipo se trabó y yo digo: ‘con permiso’, y le quito el lock (seguro) de la parte de atrás, y le digo..’pruébalo ahora’. La gente del sindicato, ¡todos se echaron a reír!”.

Consigue la primera temporada de “Lipstick Jungle” aquí

Como en la ficción, en la vida real Ponce es encantador, sencillo e incluso le apasiona tirar paredes, instalar suelos y hasta lavamanos para las tres casas en las que ha vivido en los últimos 10 años. “Me encanta mudarme de casa. Llevo año y medio acá, hicimos una que se nos quedó muy grande y perdimos el hogar”, explica Ponce, “Después compramos [laactual] que se nos quedó pequeña, añadimos mil 800 metros cuadrados para el ala de los suegros y ahora quiero poner parejo el techo y no hay forma de empatar la nueva con la vieja”.

You May Like

EDIT POST