Alexander Tamargo/WireImage
Lena Hansen
April 21, 2015 AT 05:33 PM EDT

Cuando le ofrecieron el puesto de copresentador en Sal y pimienta (Univisión), Carlos Calderón no dudó en aceptar. “No lo veo como un reto tanto como una oportunidad. Hay que estar uno siempre optimista y preparado”, cuenta el mexicano de 43 años, recién nominado a un Emmy por sus reportajes en El gordo y la flaca (Univisión).

“Yo creo que es una cuestión de fe también lo que pasó. Me da mucha pena en el sentido de que alguien con el que trabajé tanto tiempo se haya visto en esa circunstancia”, añade Calderón sobre el despido en marzo de Rodner Figueroa de la cadena tras sus polémicos comentarios comparando a la primera dama Michelle Obama con un simio del elenco de la película El planeta de los simios. 

FOTOS: ¿En qué andan los famosos?

Según Calderón, tenía una relación cercana con el fashionista venezolano. “Nos sentábamos escritorio con escritorio Rodner y yo. Entonces realmente nos queremos mucho y ha sido una situación bien fuerte, pero cuando se me abrió la puerta mi mamá me habló y me dijo: ‘Se te abrió el Mar Muerto, crúzalo’. Agarré mi ejército y me fui por ahí. Me abrieron también la oportunidad de entrar como creativo y poner mi cucharita de tantos años de experiencia”, añade sobre su nuevo rol en Sal y pimienta, espacio que comparte con la dominicana Lourdes Stephen y el español Jomari Goyso.

FOTOS: Las celebridades en Instagram

Calderón cuenta que llamó a Figueroa al enterarse de que sería uno de los que lo reemplazaría en el programa. “Hablé con Rodner y le dije: ‘Oye me proponen esto’ y me dijo: ‘Qué bueno que fue a ti’. Nos dimos un abrazo telefónico y ese fue el cierre de ese ciclo. Yo he tenido programas que han dado también su ciclo y tienes que entender el negocio, abrazarlo y quererlo”. Sobre su dialogo con el venezolano, añade: “Yo solamente le dije a Rodner: ‘Yo te lo cuido. Vas a ver que esta va a ser una nueva etapa’”.

Eso sí, Calderón admite que reemplazar a Figueroa lo puso nervioso. “Sí, lo sentí al principio como que gané el tigre de la feria. ¡Ahí está el tigre y tú cuídalo!”, concluye entre risas. “Lo tuve que meditar mucho, hablar con gente que me quiere y darle la vuelta y hacerlo algo positivo”.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST