Getty Images
People Staff
July 15, 2005 AT 02:00 PM EDT

Enojada, sí pero arrepentida jamás. Así se mostró la actriz Cameron Díaz al testificar este jueves en una corte de Los Ángeles, en el juicio contra John Rutter, el profesional del lente que la fotografió topless hace 11 años.

“No me avergüenzo por haberme mostrado así”, dijo la ojiazul acerca de las imágenes que la muestran vestida con unas medias de rejilla, botas y el torso desnudo. “Pensé que estaba posando en un ambiente seguro. Era una sesión profesional”.

El acusado, que hasta el momento se declara inocente, había presentado un documento en el que supuestamente Díaz le autorizaba usar las imágenes. Sin embargo, ayer en corte la protagonista de Charlie’s Angels aseguró que esa no era su firma y que el documento era falso. “Nunca he firmado mi nombre de esa forma”, dijo enfática.

El agente de Díaz, Rick Yorn, otro testigo en la sesión del jueves, dijo que en 2003 recibió una llamada de Rutter. “Él dijo que tenía unas fotos de Cameron, y que si Cameron no reunía una cierta cantidad de dinero, él iba a venderlas a varias publicaciones”.

Según testigos, Díaz lució serena en el juzgado. Y pese a la contrariedad del juicio, no perdió su sentido del humor. “Creo que mis pechos se veían bien. Por lo menos tenía eso a mi favor”, dijo, provocando discretas risas.

You May Like

EDIT POST