People Magazine
yacevedo
November 13, 2014 AT 05:14 PM EST

Que la cara de Brooke Shields se convirtiera en una de las más famosas del planeta tras su debut a los 11 meses en un anuncio de un jabón Ivory se lo debe a su madre, mánager y compañera constante, Teri Shields. Pero la relación también tenía un lado oscuro.

“Yo fui su máxima creación”, explica Shields, de 49 años. “Siempre estuvimos juntas enfrentando al mundo”.

Ahora, la estrella revela por primera vez detalles sobre su madre —y mucho más— en su nuevo libro, There Was a Little Girl, que será publicado próximamente y fragmentos del cual aparecen en la nueva edición de People

FOTOS: Los famosos en las redes sociales 

Tras la muerte de su madre en 2012 a causa de la demencia, Shields ponderó contar la historia de la tortuosa relación que sostenía con su madre. 

“Aunque yo la comprendía mejor que nadie”, admite Shields, “no creo que ella jamás me haya comprendido completamente”.

Teri Shields, quien sufrió de alcoholismo toda su vida y dejaba a Brooke sola en casa cuando se iba a beber de noche, fue controvertida y extravagante desde el principio. Era quien planeaba las citas de su joven hija con galanes famosos y quien insistió en que incluyera un capítulo sobre su virginidad en su autobiografía de adolescente, convirtiendo a Brooke –como ella explica– en “la más célebre virgen de nuestros tiempos”.

El libro de Shields también detalla sus famosos romances y relaciones, desde John F. Kennedy Jr., con quien salió tras darle un tour de la Universidad de Brown, hasta Liam Neeson, quien le propuso matrimonio sin tener un anillo a mano, y George Michael.

Su amorío con el cantante, dice Brooke entre risas, “fue definitivamente unilateral”. Era amiga muy cercana de Michael Jackson, a quien conoció cuando tenía 13 años.

“Nos amábamos mucho”, dijo, pero en plan platónico. “Nos sentíamos seguros el uno con el otro”. En la Universidad de Princeton, se enamoró de su compañero de clases y futuro Supermán en la tele Dean Cain. Con él perdió la virginidad a los 22 años. 

“Era increíble y entrañablemente paciente conmigo en cuanto al sexo”, escribe Shields. “Le hice esperar y esperar y mi mamá estaba al tanto de todo”.

En 1993 conoció a la estrella del tenis André Agassi a través de un amigo en común y se enamoraron, al compartir el peso de la fama a una temprana edad y tener padres dominantes. Él la ayudó a separarse de Teri y reconstruir su carrera, pero la relación resultó problemática.

Tras su aparición en la serie Friends haciendo el papel de una fan que coquetea con uno de los personajes, Agassi se enojó. “Salió enfurecido del foro”, escribe. “Manejó hasta Las Vegas” donde rompió todos sus trofeos en un ataque de cólera.

FOTOS: ¿En qué andan los famosos?

Al final, las cosas se enfriaron y se divorciaron al poco tiempo de que Agassi confesara que había sido adicto a las drogas en los primeros años de la relación. Aún con todo el drama, Shields le da crédito por ayudarle a tomar sus primeros pasos hacia la independencia. 

Fue hasta que se convirtió en mamá de dos hijas, Rowan, de 11 años, y Grier, de 8, junto a su esposo Chris Henchy, que finalmente se liberó del control de su madre, cuenta.

Lamentablemente, cuando empezaron a establecer una relación saludable, Brooke se dio cuenta de que su madre mostraba signos de demencia. Para la actriz resultó ser algo muy estremecedor. “Su cerebro estuvo bien por tanto tiempo. Pensé que sería su hígado que estaría mal”.

Shields decidió escribir sobre su mamá porque quiere que la gente la aprecie “por todos lados, tanto buenos como malos”.

Cuando piensa en ella, cuenta, se acuerda de cómo reían juntas “hasta no poder respirar”. Más aún, cuando llegó el momento de buscar un lugar para las cenizas de su madre, compró una vasija plateada que colocó sobre un bar de mármol en su sala. Así “puede permanecer para siempre cerca de las dos cosas más importantes en su vida: el alcohol y yo”. 

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST