Getty Images
People Staff
February 04, 2010 AT 11:00 AM EST

Casi dos meses después de la muerte de la actriz Brittany Murphy, las autoridades han determinado que su deceso se produjo por intoxicación múltiple, neumonía y una severa anemia ocasionada por la deficiencia de hierro en su organismo, con lo que se concluyó que se trató de una muerte accidental.

La actriz de 32 años falleció el pasado 20 de diciembre en su residencia de Hollywood Hills luego de que tanto su esposo, Simon Monjack, como su mamá, Sharon, intentaron revivirla sin ningún resultado.

Simon y Sharon aseguraron en su momento que creían que la muerte de la joven se había producido por un soplo en el corazón que ella padecía y negaron que la histrión usara drogas o sufriera de algún desorden alimenticio.

Sus familiares incluso afirmaron que los problemas cardiacos de la actriz habían sido descubiertos desde su adolescencia y que había recibido tratamiento para ello. También aseguraron que los días previos a su muerte, Murphy mostró síntomas de gripe y laringitis.

Los investigadores habían encontrado medicamentos recetados en la casa de la actriz y el esposo de ésta reconoció que ella estaba tomando Vicoprofen para el dolor y el antidepresivo Fluoxetine, también conocido como Sarafem, para controlar severos cólicos menstruales.

Se espera que el resultado oficial de la autopsia sea dado a concoer públicamente en dos semanas.

La actriz emergió en Hollywood con su participación en el filme Clueless y después logró la fama con protagónicos en cintas como 8 Mile, Little Black Book, Uptown Girls y Don’t Say A Word.

You May Like