getty images
People Staff
June 16, 2006 AT 05:00 PM EDT

Britney Spears optó por dar la cara y hablar en televisión. En una entrevista exclusiva con el programa Dateline NBC, se refirió a las críticas que ha recibido en su rol de madre, los rumores sobre un quiebre matrimonial y su relación con los paparazzi.

Respecto al golpe en la cabeza que sufrió su hijo, Sean Preston, tras caer de una silla, la cantante señaló que cuando lo llevó a la sala de emergencias del hospital los doctores no la trataron bien. “Los doctores se comportaron muy raros. No quiero decir lo que hicieron ni qué dijeron, pero fue muy malo”, argumentó tras afirmar que su hijo le ha dado las mayores alegrías de su vida y que desea que tenga una vida lo más normal posible. “No soy perfecta, soy un ser humano y los seres humanos cometen errores”, agregó.

Respecto a su matrimonio con Kevin Federline, Spears señaló que están muy bien. “Él es como un niño. Se preocupa mucho. Su corazón es increíble. Tiene un corazón inmenso, y eso me encanta”, manifestó desmintiendo que el aspirante a rapero haya abandonado la vivienda que comparten. Durante la entrevista, la artista estalló en lágrimas en varias ocasiones, especialmente cuando le preguntaron qué mensaje le enviaría a los paparazzi. “Ustedes tienen hijos en casa, tienen una esposa, y si no es así deben entender que somos personas y necesitamos privacidad y respeto, eso es algo que todo ser humano debería tener”, concluyó.

You May Like

EDIT POST