LATIN WORLD ENTERTAINMENT
Andrés Martínez Tutek
March 16, 2011 AT 06:00 PM EDT

En 1997 Blanca Soto enamoró al jurado de Nuestra belleza Mundo México. Tras ganar, dejó en alto el nombre de su país en Miss Mundo, pero muy pronto la gente la olvidó. Fue cuando probó suerte en el mundo del cine cuando su nombre empezó a quedarse en la memoria colectiva, y hoy, como protagonista de la telenovela Eva Luna (Univisión), su talento, belleza y nombre comienzan a dejar una huella indeleble.

“La verdad es un privilegio y un honor tener este papel que la gente ha querido tanto. Ella [Eva] ya se volvió parte del público. Que me griten en la calle ‘Eva, Eva’ es una belleza porque aquí me ven como la persona y no como en cine que te ven como el actor”, comentó la mexicana de 32 años. “Esto de las telenovelas es algo súper íntimo, entramos a sus hogares y nos convertimos en parte de sus vidas, estoy muy feliz”.

Y ya hablando de las grabaciones y de todo el sufrimiento que Eva tiene que padecer durante la historia para conquistar el amor del personaje interpretado por Guy Ecker, Soto confiesa entre risas que lo que más le gusta es hacer las escenas de llanto.

“Soy como una cebolla, lloro por todo, entonces se me hace fácil. Además es muy divertido hacer esas escenas porque me meto tanto que cuando la gente se calla en el set y termino de grabar, tengo que pedirles que hagan ruido o que canten o que hagan algo divertido para salirme del personaje. Para variar, Daniel no entiende y sigue sin darse cuenta de lo que Eva vale, y me hace llorar mucho”.

Pero a esta mexicana la fama no solo le ha servido para que la reconozacan y la halaguen en las calles y supermercados, sino también para alegrarle la vida a algunas personas, como pasó hace unos meses cuando se convirtió en la hada madrina de un niño enfermo.

“Te soy sincera, cuando conocí a ese chiquito que tenía una enfermedad y un problema en el cerebro fue algo triste y delicado porque uno no desea que un niño tenga algo, pero cuando me dijo que su sueño era conocerme y que pensó que nunca iba a hacerlo realidad, sentí una felicidad de estar con él y haberle dado ese regalo”.

Y aunque en muchas telenovelas las largas jornadas de trabajo y el divismo de algunos actores siempre generan roces en el set, la ojiverde confesó que aquí las grandes actrices son tan humildes y sencillas como ella, que se han convertido todos en una familia.

“Este elenco es una maravilla y me siento honrada porque para ser mi primer protagónico en televisión estoy rodeada de grandes figuras como Susana Dosamantes, Lupita Ferrer y Jorge Lavat. Además hay hombres guapísimos, mujeres bellísimas y gente muy amable por lo que se hace fácil trabajar juntos y ya estoy llorando pensando en que pronto vamos a terminar de grabar”.

Y hablando de belleza, Soto nos confesó que lo que la mantiene en forma no son las dietas ni ejercicios agotadores sino los libretos que debe memorizar.

“Es muy chistoso pero mi secreto es la caminadora porque como me tengo que aprender mis escenas de memoria, todos los días cuando llego a la casa agarro mis guiones y me pongo a correr para aprendérmelos”.

You May Like

EDIT POST