GETTY IMAGES
People Staff
January 14, 2008 AT 05:30 PM EST

Por lo visto, a la cantante Björk, de 42 años, ya le está gustando salirse de sus casillas cuando un medio se le acerca sin su autorización. Al arribar a la ciudad de Auckland en Nueva Zelanda, en donde dará un concierto el próximo viernes, fue tanta la rabia de la cantante que se acercó al camarógrafo y rasgó su camisa, según informó la AP.

En el año 1996, trascendió que la cantante atacó a una periodista en el aeropuerto de Tailandia, quien quería entrevistar a su hijo, Sindri, a lo que la diminuta intérprete respondió con una golpiza que mandó al hospital a la reportera.

En esta ocasión, fue la madrugada del domingo pasado, el fotógrafo Glenn Jeffrey, de 25 años, se encontraba trabajando para el diario New Zealand Herald, cuando fue ultrajado por la cantante. Jeffrey dijo que el hombre que acompañaba a la famosa le advirtió que no tomara fotos, sin embargo “tomé un par de fotos… y al girar y alejarme, ella vino desde atrás, aferró mi camisa negra y la rasgó” dijo el paparazzo a la prensa.

El periodista gráfico añadió que en el forcejeo la artista cayó al suelo, pero que en ningún momento la tocó ni tuvo conversación con ella. El hombre que la acompañaba repetía constantemente “B, no lo hagas, B, no lo hagas” dijo el fotógrafo sobre lo ocurrido.

Después del incidente, la portavoz del aeropuerto dijo que si la policía llegase a necesitar los vídeos de seguridad, estos serían estudiados.

La primera vez que la protagonista de Dancer In The Dark atacó a la periodista en 1996, no recibió cargos, pues se disculpó mandándole un arreglo de flores al hospital, pidiéndole perdón.

You May Like

EDIT POST