Laura Kusnyer / NYC
March 25, 2008 AT 05:00 PM EDT

Cuando Bianca Marroquín entra al escenario de uno de los musicales más populares del mundo, la estrella de Chicago irradia un coraje que tal vez sólo se puede comparar con la energía que tiene cuando no está personificando a la prisionera y femme fatale Roxie Hart.

La electrificante personalidad de la actriz mexicana es la misma en su camerino. Es de risa fácil, acogedora y habla tanto con su cuerpo como lo hace con su voz. Cuando sale el tema de Patrick Swayze, Marroquín mira al cielo con una expresión de tristeza. Cuando le comentamos que unos hispanos estaban afuera comprando boletos antes del show, contornea los dedos de entusiasmo. Y cuando le decimos que escuchamos que la leyenda de Broadway Liza Minnelli dijo que ella era jodi***mente espectacular, su cuerpo entero estalla en risas.

¿Qué se siente al recibir un cumplido de Liza Minnelli?
Estuve sobre las nubes el resto del mes. Para mi que vengo de México y siempre la he idealizado, idolatrado y que de un momento a otro me hable. Llamé a mi mamá y se puso a llorar en el teléfono..

Eres la primera actriz mexicana en obtener un rol protagónico en Broadway. ¿Cómo te hace sentir eso?
Es una gran responsabilidad. Primero…no me había dado cuenta de la magnitud de la situación en la que estaba. No tenía idea. Ahora me veo a mi misma como una embajadora, representando no sólo a los mexicanos, sino a todos los latinos. Me lo tomo muy en serio. Es un honor si de alguna forma uno puede motivar e inspirar a otras personas.

¿Cómo inspiras a la gente?
Bueno aquí tengo estas flores [en su camerino]. ¿Quieres que te lea la tarjeta? Es de una persona de México. Es exactamente lo que te comentaba. Dice: “Bianca, no me conoces, pero soy un fan tuyo de México que aspira a ser un actor de teatro como tú. Estas flores son un reconocimiento de tu trabajo. Gracias por demostrar que los mexicanos también tenemos talento.” Es simplemente un joven mexicano que quiere seguir mis pasos, y espera algún día estar ahí como yo. Uno tiene muchas razones personales, pero cuando recibes estas pequeñas tarjetas, tienes aún más. Lo hace más poderoso.

¿Qué esperanzas tienes en los roles en inglés de los actores hispanos?
Realmente quiero abrir puertas para los actores hispanos aquí y romper con los estereotipos. Creo que debemos comenzar a crear nuestros propios roles. El otro día estaba viendo una película y Anthony Quinn [actor mexicoamericano] era la estrella. [Él tenía] acento al hablar en inglés, pero no interpretaba a un lavaplatos, no era el que limpiaba la casa. No tenía ninguno de los roles que siempre les dan a los latinos. Simplemente hablaba con acento.

¿Cómo te pones en onda noche a noche para interpretar un personaje tan sexy?
Simplemente cuando comienza la música. No sé si es lo mismo que sucede con un perro cuando escucha una campana y sabe que es hora de comer….

¿Una respuesta Pavloviana?
Ándale. Anota eso. Una respuesta Pavloviana. Uno tiene que ser abierto, dejarse llevar, dejar todos los problemas aquí en el camerino. Así el público siempre obtendrá un cien por ciento de la actriz.

¿Y cómo entras en el estado mental de Roxy antes de que empiece el show?
Maquillaje. Mientras me maquillo, silencio. El cabello. Comenzar a hacerse los rulos. Pienso. Medito. Pienso en el show.

¿Es difícil desprenderse de Roxy una vez que el show ha terminado?
No. La dejo en el escenario. Me quito el maquillaje. Uno debe cerrar las puertas para poder desprenderse, para luego poder dormir, preparar la cena con tu esposo. Intento hacer eso. Pero mientras estoy en el escenario soy ¡Roooooxy!

¿Nunca te cansas de hacer el mismo show una y otra vez?
Cada noche es diferente. Es un público nuevo. Desde el momento en que sales al escenario irradian una energía diferente. Es un viaje distinto cada noche. Todas las noches llego a casa y le cuento a mi esposo una historia diferente sobre un show que he estado haciendo intermitentemente durante siete años. Nunca me cansó.

¿Cuánto tiempo permanecerás en el show?
Ahora se ha transformado en una relación entre Chicago y yo. Es mi quinta vez en Broadway, dos años de gira. Pero cada vez que terminas no sabes si regresarás. Por lo que sé, cada vez que se termina tu contrato – el mío se termina en junio – finalizas. Así que cada vez subo al escenario como si fuera la última (dice con una voz dramática), y antes que te des cuenta estás de vuelta.

You May Like

EDIT POST