Cortesía Univision/Televisa
Moisés González
September 02, 2016 AT 12:10 PM EDT

A un mes de haber finalizado las grabaciones de la telenovela Sueño de amor (Univision), Betty Monroe no se arrepiente de haber tomado en su día la difícil y valiente decisión de raparse la cabeza para poder darle realismo al cáncer que le tocó enfrentar a su personaje, aunque ello implicara un cambio drástico en su imagen. 

En entrevista con People en Español la actriz hace balance de su participación en esta historia y habla de cómo vivió esta situación y qué tanto le afectó a ella en el terreno personal.

¿Qué balance haces de tu participación en Sueño de amor?

Fue una telenovela que me dejó mucho aprendizaje, tanto en lo profesional como en lo personal. Me dejó una casa, que es Televisa, grandes amigos como Marjorie de Sousa, Julián Gil, Cristián de la Fuente, Renata Notni… El haber conocido al señor Juan Osorio [productor] fue algo muy bueno para mí como persona y para mi carrera porque creo que me dio una muy buena oportunidad y la supe aprovechar al máximo.

RELACIONADO: Betty Monroe sobre el embarazo de Marjorie de Sousa: “Nunca lo sospechamos”

Tu personaje enfrenta un cáncer dentro de la historia. ¿Qué tan difícil fue esto para ti?

Fue una experiencia muy difícil porque hubo un cambio drástico dentro de mi imagen. Enfrentarme a un cáncer ficticio y estar enterada y empapada al 100 de esta enfermedad te genera muchas emociones y remueve muchas cosas dentro de uno. Mi padre murió de cáncer entonces también me hizo recordar muchas cosas. Pero creo que lo hice bien.

Me peine como me peine, ya no me peino pa' usted

A post shared by Betty Monroe (@bmbettymonroe) on

¿Te arrepientes de haber tomado la decisión de raparte la cabeza?

No, para nada. Cuando un actor interpreta y está en ficción da todo por su personaje, hace todo lo posible para que sea lo más creíble y que el público realmente se sienta identificado con él. No me arrepiento, creo que fue una muy buena decisión. Fue un cambio maravilloso dentro de mí y me siento muy contenta con el resultado, tanto en pantalla como físico.

¿Cómo vivieron tus hijos este cambio tan drástico?

A mis hijos grandes [Jamil, de 12 y Elías, de 10] les encantó el cambio y me decían que me veía bonita, pero al chiquito [Alejandro, de 1 año] le costó un poco de trabajo de repente verme pelona. Fueron dos días que no se me quería acercar pero ya ahorita está feliz de la vida.

¿Qué enseñanzas te dejó el personaje?

Todos los valores y principios que tenía mi personaje [tener siempre fe, esperanza, no derrotarse nunca, luchar por lo sueños…] los recalqué muchísimo y creo que me ayudaron mucho como ser humano. [También] cuando interpretas una persona que está sufriendo una enfermedad así te puedes dar cuenta del sufrimiento y de las cosas que se pueden hacer para ayudar a los que sufren esta enfermedad.

Vamos a la fiesta

A post shared by Betty Monroe (@bmbettymonroe) on

¿Te cambió la perspectiva de vida?

Definitivamente me cambió la perspectiva de vida. Tuve la fortuna de donar mi cabello a una niña con cáncer que se llama Carla. El podérselo llevar, entregar y convivir con ella y con otros niños en su misma situación y saber cómo es la circunstancia verdadera y real eso llega a mover fibras muy profundas dentro de cualquier ser humano que no esté cerca de esa situación.

Si pudieras volver atrás y cambiar algo de tu participación en Sueño de amor, ¿lo harías?
No, nada. Todo lo volvería a hacer y lo disfrutaría de igual manera.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Cuando iniciaste las grabaciones hacía poco que te habías convertido en mamá por tercera vez. ¿Cómo llevaste eso?
Me costó muchísimo trabajo porque tuvo que dejar a mi bebé muy chico en casa. Trataba de tener tiempo y calidad para ellos, especialmente para Alejandro, que es el más chico. Era como esta cuestión de estar diviéndote en dos partes […] Es un poco complicado de explicar pero al final como dicen las mujeres siempre salimos adelante y tenemos este don de poder hacer muchas cosas siempre y cuando las hagas con amor y pasión.

Y ellos felices

A post shared by Betty Monroe (@bmbettymonroe) on

¿Cómo te defines como mamá?
Cariñosa, alcahueta, consentidora, pero sobre todo muy comprometida en sacar adelante a sus hijos.

You May Like