getty images
People Staff
December 20, 2007 AT 08:00 AM EST

Para muchos, la Navidad es motivo de alegría, pero para Beto Cuevas es una época melancólica, por el hecho de estar lejos de su familia. Y es que el ahora actor se encuentra radicado en Los Ángeles, CA, donde vive junto a su esposa y dos hijos. Cuevas, de 40 años, confesó a nuestra página web que en esta Navidad sólo pide mucha paz mental.

Has vivido en Canadá, Chile y Venezuela. ¿Qué Navidad en estos países te gusta o recuerdas más?
Recuerdo las navidades de Venezuela, me encantaban. Todo el mundo en patines, las misas de aguinaldo, arepitas con carne desmechada que, en realidad, íbamos a misa por eso. Muchos juegos artificiales, súper peligrosos, pero nos divertíamos en esa época, nunca nos paso nada. Cuando me fui a Montreal, vi por primera vez la nieve, pasamos una navidad blanca, y las navidades de Chile son muy veraniegas.

¿Cómo reaccionaste el día que supiste quien era Santa Clós?
Qué buena pregunta, porque ese día crecí. Cuando tenía 8 ó 9 años estaba en la cocina en Venezuela y mi hermana mayor me decía: “Papá Noel es papá…” y yo decía “Noel”. Hasta que a la tercera vez me dijo: “no, Papá Noel es papá”, y yo ahí crecí. Recuerdo, cuando niño, pensar haber visto a Papá Noel. Una vez estaba mirando las estrellas y vi que se movían, pensé que era el trineo con Papá Noel, tenía una imagen muy viva.

Tus propósitos para el 2008 son…
Hay muchos, ahora estoy empezando a meditar, quiero llevar mi estado mental a otro nivel para poder sacarle provecho a mi vida. Hacer mejores cosas, continuar con mis trabajos filantrópicos como la preservación de la naturaleza en Patagonia y la ayuda a padres ilegales con hijos que padecen de cáncer.

You May Like