getty images
Viviana P. Villalón
August 17, 2006 AT 02:00 PM EDT

Con una sencillez que asombra y un apetito por crear que a ratos lo deja extenuado y sin poder dormir, Beto Cuevas relata a PeopleEnEspañol.com cómo se prepara para lanzar su primer álbum como solista, a la vez que expande su arte al cine y a la pintura, dejando atrás sus días como vocalista de La Ley.

Sus seguidores esperan con curiosidad y expectativa la que será su primera aventura musical sin la banda que lo lanzó a la fama, y que planea estrenar durante el primer trimestre del 2007. Él, con la calma y reflexión que lo caracterizan, afirma que no caerá en el cliche de muchos vocalistas de bandas famosas que lo primero que hacen como solistas es un álbum electrónico. “Quiero hacer algo no demasiado oscuro ni demasiado intimista, quiero hacer algo que le llegue a la gente”, explica tras revelar que seguirá moviéndose entre el rock y el pop. “No me da vergüenza decir la palabra pop, yo soy un artista pop orgullosamente”, recalca.

Y es que para este chileno que habla inglés, francés y español a la perfección, más que un medio para obtener fama y dinero, la música es una vía para dejar salir lo que lleva en el alma. “No hago mi música en base a lo que suena en la radio o en base a lo que la gente supuestamente quiere escuchar. Yo la hago en base a lo que necesito decir, a lo que necesito expresar”, explica.Mientras sus fans aguardan ansiosos por su música, Cuevas no pierde el tiempo. Además de pasarse horas componiendo nuevos temas, está decidido a seguir creciendo como actor. Tras su breve aparición en La mujer de mi hermano, donde interpretó a un sacerdote, podremos verlo muy pronto en Borderland, una historia verídica sobre el secuestro de un joven norteamericano en un pueblo fronterizo en México. “Interpretaré al jefe de un grupo de culto llamado Santillán. Es un personaje muy oscuro y violento”, adelanta misterioso. ¿Su próximo paso? Interpretar su primer rol protagónico en una cinta que comenzará a rodar a fin de año con el mismo productor de La mujer de mi hermano, Stan Jakubowicz. “Interpretaré a un profesor casado que se enamora de una joven de 22 años”, cuenta.

Y como si sobresalir en la música y en el cine no fuera suficiente, Cuevas planea dedicarle varias horas de su agitada agenda a un antiguo amor que recientemente redescubrió: la pintura. Desde ya adelanta entusiasmado que tiene planes de montar una exposición con sus cuadros en Nueva York. “Estoy en la búsqueda del concepto que quiero desarrollar para mi primera exposición (…) En momentos soy muy figurativo y en momentos muy abstracto”, explica sobre su arte que durante un viaje a la Gran Manzana impresionó al reconocido pintor Ray Smith. “Me apadrinó oficialmente y me invitó a pintar en su estudio”, relata orgulloso.

Con tantos logros pareciera que razones para sentirse realizado le sobran a este talentoso músico, pero Cuevas no lo está. Afirma que le saca provecho a su inseguridad para crear arte y que espera nunca llegar a sentirse cómodo como artista. “Uno no puede estar tranquilo, la tranquilidad y la comodidad son una sentencia de muerte para el alma. El día en que esté cómodo me retiro”, concluye como todo un filósofo.

You May Like

EDIT POST